Público
Público

El Nuevo Partido Anticapitalista intenta superar su crisis en París

El NPA abrirá hoy en un ambiente extraño su primer congreso después de su fundación hace dos años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) abrirá hoy en un ambiente extraño, en la periferia de París, su primer congreso después de su fundación hace dos años. El líder del NPA, Olivier Besancenot, se encuentra en serios aprietos de cara a este congreso, porque su rechazo total de cualquier tipo de alianza con las otras fuerzas de la izquierda ya sólo cuenta con el apoyo de alrededor del 40% de los militantes del partido.

Militantes que, por otra parte, están abandonando la formación masivamente. El NPA habría perdido entre un tercio y la mitad de los 8.000 militantes que reivindicó en el momento de su fundación, y de hecho sólo algo más de 3.000 han votado las mociones del congreso, y estarían al día con el pago de sus cotizaciones.

Las protestas multitudinarias en Francia contra la estrategia de salida de la crisis del Gobierno conservador en 2009, y las más poderosas de 2010 contra el recorte de pensiones públicas, han probado que la estrategia ideada por el NPA de una oposición frontal y pluralista a la ortodoxia conservadora ha cuajado. Pero, paradójicamente, el NPA no logró pilotar ninguna de las dos protestas. Además ha pinchado en las urnas, tanto en las europeas de 2009 como en las regionales de 2010, dos elecciones que dieron buenos resultados a las otras formaciones de izquierda.

Besancenot, máximo exponente de la oposición a un pacto unitario con el Frente de Izquierdas, empieza a quedar en minoría. De cara a la elecciones cantonales de marzo próximo, muchas secciones del NPA han roto ya con la línea oficial y han decidido sumarse a coaliciones Frente-NPA.