Público
Público

Obama anuncia mano dura en el sector financiero

El presidente electo dice que la recuperación es más importante que el déficit

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente electo de EEUU, sigue desgranando las ideas de lo que será el programa de estímulo económico que pondrá en marcha en cuanto tome posesión, el próximo 20 de enero.

En esta ocasión, ha dirigido sus miradas hacia el sector financiero, detonante de la crisis hace año y medio con las hipotecas basuras, y que se precipitó a raíz de la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers.

Obama, que intervino ayer en el veterano y prestigioso programa de entrevistas de la televisión norteamericana Meet The Press, anunció fuertes medidas reguladoras. 'Parte de nuestro paquete económico consistirá es un fuerte conjunto de medidas regulatorias que llevará a los bancos, a los brokers hipotecarios y a un montón de gente a comportarse de forma más responsable', aseguró el próximo inquilino de la Casa Blanca.

Otra de sus prioridades es la industria automovilística, para la que se negocia un plan de rescate (ver información en esta página). Obama se mostró muy crítico con los dirigentes de las Tres Grandes, (Ford, General Motors y Chrysler), porque 'han cometido errores estratégicos de manera constante', y 'no han manejado la industria como debía'. Pero, 'el colapso de estas empresas no es una opción'.

Por eso, el presidente electo subrayó que, aunque hay que ayudar a estas compañías, 'la ayuda estará condicionada a que pongan en práctica una serie de ajustes significativos'.

En la entrevista, Obama volvió a advertir que la situación económica tiene todavía que empeorar más. 'Las cosas van a ir peor, antes de que consigamos mejorar', dijo. Por eso, señaló que él y su equipo de asesores están todavía trabajando para determinar el tamaño del plan de recuperación.

Algunos medios apuntan que será superior a los 700.000 millones de dólares del plan de Bush para el sector financiero. Obama no quiso adelantar ninguna cifra, y sólo dijo que será 'sustancial'.

El líder demócrata admitió que el déficit presupuestario de EEUU es 'enorme', pero destacó que la recuperación económica es más importante. 'Eso significa no debemos preocuparnos a corto plazo por el déficit', agregó. Precisamente, una de las piezas principales de su plan, anunciada el pasado sábado, es un ambicioso plan de infraestructuras, sufragado con fondos federales.