Público
Público

Obama se atasca en el debate racial por una detención

El presidente se disculpa por criticar a la Policía tras el arresto de un negro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fue un incidente tonto que no debía haber superado el nivel de anécdota local. Un comentario algo torpe de Barack Obama lo ha convertido en tema de debate nacional sobre la persistencia del racismo en Estados Unidos y los abusos policiales.

Todo ocurrió hace diez días, cuando Henry Louis Gates Jr, un respetado profesor de Harvard, afroamericano, intentaba entrar en su casa de Cambridge, Massachusetts. Mientras Gates forcejeaba con una puerta atrancada, un vecino, pensando que se trataba de un robo, llamó a la Policía.

Lo que ocurrió después depende de las versiones. El agente por lo visto no se acabó de creer la identidad de Gates, pese a que este le enseñó su carné de identidad, y le detuvo por desorden público.

El profesor asegura que mantuvo la calma, aunque acusó al policía de racismo cuando este hizo ademán de arrestarle. Gates acabó detenido, montó un escándalo y la alcaldía de Cambridge, ante un episodio evidentemente absurdo, retiró los cargos.

El incidente causó algún que otro titular en la prensa y la cosa parecía amainar cuando un periodista preguntó por el suceso a Obama durante la rueda de prensa que convocó para explicar su reforma sanitaria. Y la lió al calificar de 'estúpida' la conducta del agente.

Este viernes matizó su comentario con tono de arrepentimiento: 'Podría haber elegido mis palabras de forma diferente'. Por la tarde mantuvo una conversación telefónica con el agente que protagonizó la detención. Obama dijo que estaba seguro de que se trataba de 'un buen hombre'.

El policía en cuestión, Jim Crowley, se había prodigado en los medios de comunicación diciendo que él no se disculpa ante nadie por cumplir con su deber.