Público
Público

Obama baraja sanciones con Francia y Reino Unido

La OTAN no tiene intención, por ahora, de intervenir militarmente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Barack Obama habló ayer con el primer ministro británico, David Cameron, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, sobre la adopción de sanciones contra Libia, incluida la posibilidad de establecer una zona de 'vuelo' en el espacio aéreo del país magrebí.

Washington quiere 'actuar rápidamente' ante los acontecimientos de Libia, explicó ayer Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca. Actualmente, subrayó, 'ninguna opción se queda fuera', en referencia a posibles medidas militares, ante una situación 'fluida, cambiante y peligrosa'. EEUU, añadió Carney, quiere centrarse en encontrar una forma de influir 'sobre la situación a corto plazo, usar medidas con un amplio apoyo internacional para obligar a Libia a cesar sus actos contra su propio pueblo'. Una de las opciones podría ser la de convertir el país en una 'no fly-zone' (territorio sobre el que no se puede volar).

Obama, que ha sido criticado por lo que algunos califican de excesiva cautela en el tema libio, aseguró el pasado miércoles que la comunidad internacional debía hablar 'con una sola voz'. El régimen de Gadafi debe 'responder de sus acciones' ante el mundo, declaró el presidente de EEUU

Con el fin de coordinar las acciones de Washington, Obama anunció que el subsecretario de Estado, William Burns, actualmente de visita en Túnez, visitará varios países europeos y que la jefa de la diplomacia estadounidense, Hillary Clinton, viajará a Ginebra el próximo lunes para asistir a la reunión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, aseguró que la Alianza no tenía intención de intervenir militarmente contra el régimen de Gadafi. 'La OTAN como organización no tiene planes de intervenir en la situación que se ha creado en Libia', declaró Rasmussen. Al mismo tiempo, subrayó que la Alianza no había recibido ninguna solicitud de participar en la estabilización de la situación en Libia y señaló que cualquier acción de la organización debía basarse en el mandato de la ONU.