Público
Público

Con Obama, China se verá forzada a una mayor apertura"

Shi Yinhong, director del Centro de Estudios Americanos y profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Renmin de Pekín, no creen que con Obama o McCain vayan a cambiar las relaciones entre EEUU y China

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A los estudiantes de Shi Yinhong, director del Centro de Estudios Americanos y profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Renmin de Pekín, no les importa mucho quién gane las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Igual que Shi, no creen que con Obama o McCain vayan a cambiar las relaciones entre EEUU y China, cada vez más estables.

«McCain reforzaría el proteccionismo, algo malo para las exportaciones»

Usted cree que la política de aproximación entre EEUU y China no se verá afectada gane Obama o McCain, pero ¿cuál es el candidato más conveniente para su país?

Obama se presenta como el mejor candidato en temas de cooperación económica, sobre todo ante el reto de esta terrible crisis financiera. Además, es cierto que Obama es un poco más popular aquí. McCain es un conservador, tendería hacia un mayor proteccionismo, perjudicando más las exportaciones chinas a EEUU. Además, me temo que no tiene la capacidad suficiente para sacar a su país de la crisis generada bajo el mandato de Bush.

EEUU es el principal aliado militar de Taiwán la isla rebelde que China considera parte de su territorio. En un momento en el que las relaciones entre Pekín y Taipei se han estrechado, ¿cómo espera que aborde el tema de Taiwán el próximo presidente estadounidense?

«Occidente pone mucha esperanza en un líder y pierde pronto la paciencia»

Taiwán y los derechos humanos continuarán siendo temas conflictivos entre China y EEUU. Creemos que McCain será más conservador en temas de seguridad internacional y, por tanto, más pro-Taiwán. Pero, en general, China no está preocupada por estas elecciones. Las actuales disputas entre EEUU y China, en comparación con el pasado, no son preocupantes.

Nueve meses después de que estallaran las revueltas violentas en la capital de Tíbet, Lhasa, el Dalai Lama ha dicho que no tiene esperanzas de que las conversaciones con el Gobierno chino sirvan para mejorar la situación ¿Qué puede hacer el nuevo presidente de EEUU?

El Tíbet seguirá siendo un conflicto entre China y Occidente y un motivo de inestabilidad interna en nuestro país a corto y largo plazo. Esperamos que ningún presidente, republicano o demócrata, cuestione que el Tíbet es chino. Pero tenemos la esperanza de que ayude a los occidentales a comprender mejor la situación en Tíbet y la figura del Dalai Lama.

¿Qué impacto cree que puede tener la victoria de Obama en el orden geopolítico mundial?

En cuestión de política exterior, la apuesta por el diálogo y el multilateralismo de Obama le convierten en el mejor candidato, aunque su victoria puede suponer nuevos retos diplomáticos para China.

¿Qué nuevos retos?

Con Bush o McCain de presidente, China lo tiene más fácil para hacer amigos: hasta ahora, la política agresiva de Bush, la guerra contra el terror en Irak y Afganistán, beneficiaban a China y perjudicaban a EEUU en la lucha por hacer amigos. Nuestro país podía presentarse al mundo como un softpower, un poder blando, a la hora de buscar nuevos aliados en función de intereses económicos. Era la llamada diplomacia de la sonrisa de Pekín.

¿Un triunfo de Obama obligaría a China a cambiar esa política?

Obama es un líder más vigoroso y dinámico y, aunque siga representando al Imperio del mal, será más eficiente que McCain en la lucha mundial por nuevos aliados, especialmente en Asia Central. Con Obama, EEUU puede volver a ejercer de poder blando y China se verá forzada a una mayor apertura política o a ampliar la sonrisa para atraer nuevos amigos.

China ha sido invitada a la cumbre del próximo 15 de noviembre en Washington para buscar soluciones a la crisis financiera y se le ha pedido que asuma un rol importante. ¿Cambiará la actitud de China en función de si gana Obama o McCain?

China, cuya economía es menos vulnerable a la crisis financiera, ya ha mostrado su actitud de total cooperación en la búsqueda de soluciones. Pero todo el mundo sabe que esta crisis está originada en Estados Unidos y que las obligaciones ante la crisis no son iguales para todos.

¿Qué líder está mejor preparado para luchar contra la crisis?

Obama es el candidato mejor preparado, pero los problemas que debe afrontar son enormes y, aunque pueda hacerlo mejor que McCain, Obama no es Dios. El gran problema de las democracias occidentales es que depositan demasiadas esperanzas en un líder y enseguida pierden la paciencia. Si gana Obama, en unos meses veremos si es el líder que todos estaban esperando.