Público
Público

Obama colisiona con Netanyahu

Las relaciones entre las administraciones americana e israelí no atraviesan  su mejor momento.  En las últimas semanas, tras la reciente victoria electoral de Barack Obama, se han tornado tensas y desconfiadas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las relaciones entre las administraciones americana e israelí no atraviesan por su mejor momento. De haber sido unas relaciones frías y distantes durante los pasados cuatro años, en las últimas semanas, tras la reciente victoria electoral de Barack Obama, se han tornado inequívocamente tensas y desconfiadas. Y como sea que Binyamin Netanyahu, salvo algún cataclismo, tiene prácticamente garantizada la reelección en los comicios del mes que viene, y que los dos mandatarios deberán trabajar de la mano en los próximos cuatro años, se abre un periodo de incertidumbre para Israel, aunque Netanyahu se siente seguro y capaz de plantar cara a Obama con el apoyo del Congreso y el Senado, que nunca han dudado en ponerse del lado del Estado judío de manera incondicional.

La prensa hebrea ha publicado esta semana declaraciones sin precedentes del entorno de Obama, concretamente de Rahm Emanuel, quien fue director del gabinete del presidente y ahora es alcalde de Chicago. Emanuel es uno de los políticos más cercanos a Obama y ambos mantienen una estrecha amistad. En su condición de judío, no es extraño que el presidente lo haya escogido para realizar declaraciones comprometidas. El medio elegido para divulgar el malestar de la Casa Blanca ha sido el Yediot Ahronot, el diario de Tel Aviv de mayor difusión. Por dos días consecutivos el periódico se ha hecho eco de las agresivas declaraciones de Emanuel, quien, según medios diplomáticos hebreos, no se habría atrevido a decir lo que ha dicho si no hubiera recibido instrucciones en ese sentido del propio Obama.

'Ese tipo, Netanyahu, apostó por el hombre equivocado y ha perdido', es una de las perlas de Emanuel que recogía el Yediot, en referencia a la derrota del candidato republicano Mitt Romney, por quien Netanyahu apostó abiertamente durante la campaña. El periódico añadía que Obama no está dispuesto a seguir tolerando más 'desdenes' del primer ministro israelí. Emanuel mencionó que, aunque fue invitado repetidamente a la Casa Blanca como 'huésped', Netanyahu no se ha comportado correctamente con Obama y 'eso es algo que no se puede olvidar', dando a entender que la Casa Blanca va a adoptar a partir de ahora una actitud menos complaciente con Israel, o al menos con Netanyahu.

Tres hechos que han sucedido recientemente sugieren que la administración americana ha optado por modificar su actitud con respecto a Israel. El primero es que durante la Operación Columna de Nube de noviembre, Obama 'recomendó' a Netanyahu que el Ejército israelí no entrara en la franja de Gaza, pese a que el grueso de la población hebrea, y una buena parte del ejecutivo, eran partidarios de la invasión. Después vino la votación del 29 de noviembre en la Asamblea General de la ONU, donde una holgada mayoría aceptó a Palestina como estado no miembro. En Europa solamente la República Checa voto en contra, y en Israel se acusa a Obama de no haber persuadido a otros países de la UE en la misma línea.

Además, en el entorno de Netanyahu están furiosos con los países europeos, incluida España, que han llamado a consulta a los embajadores de Israel, y fuentes diplomáticas indican que los europeos no habrían convocado a los embajadores sin el consentimiento de Estados Unidos. Esta es la primera vez que Europa protesta de esta manera después del anuncio de una expansión colonial, una decisión de Netanyahu como represalia por el reconocimiento del estado de Palestina. 'Ciertamente hemos observado que Washington no ha invertido demasiados esfuerzos a favor de Israel, y que se ha limitado a realizar algunos trámites diplomáticos, o sea el mínimo esfuerzo', reconoce a Público un responsable israelí. 'Somos conscientes de que Obama está tratando a Netanyahu con frialdad, no solo por su apoyo a Romney sino debido a su política en general. Obama tiene ahora las manos más libres para obrar que durante su primer mandato'.

'Las previsiones de cara a los próximos cuatro años no son buenas. En lo fundamental seguramente no habrá cambios y se defenderán los intereses comunes, pero en lo extra, en los posibles favores que Israel pida a Estados Unidos, Netanyahu tendrá problemas', dice el responsable israelí.