Publicado: 16.11.2015 19:08 |Actualizado: 16.11.2015 19:08

Obama considera que sería un error enviar una gran cantidad de tropas a Siria

El presidente estadounidense afirma que el objetivo último es acabar con el Estado Islámico y defiende una estrategia basada en "perseguir la infraestructura de su liderazgo, cerrar sus fronteras y reducir su territorio".

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
El presidente estadounidense, Barrack Obama, durante una rueda de prensa con motivo de la décima cumbre del G20 celebrada en Antalya. EFE/TOLGA BOZOGLU

El presidente estadounidense, Barack Obama, durante una rueda de prensa con motivo de la décima cumbre del G20 celebrada en Antalya. EFE/TOLGA BOZOGLU

ANTALYA (Turquía).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, considera que sería un "error" enviar un gran contingente de tropas a Siria para intentar derrotar al grupo yihadista Estado Islámico.

"No es solo mi punto de vista, sino el punto de vista de mis asesores militares y civiles más estrechos, que sería un error", dijo el presidente norteamericano en una rueda de prensa al final de la cumbre de líderes del G20 en Antalya (Turquía), en la que subrayó que no cambiará su estrategia en la lucha contra el Estado Islámico.

Si Estados Unidos aumentase su presencia en Siria, "por ejemplo, con 50.000 soldados, veríamos una repetición de lo de antes", aseguró Obama, en aparente referencia a lo sucedido tras la guerra en Irak. Los elementos radicales "volverían" si no hay una población local que defienda otros valores, "a menos que queramos una ocupación permanente de países", advirtió Obama.



Por otra parte, el presidente de EEUU defendió su estrategia actual contra Estado Islámico: "En el frente militar, continuaremos acelerando lo que estamos haciendo, buscando nuevos socios. He autorizado más fuerzas especiales para mejorar esta coordinación", manifestó y aseguró que "será la que al final servirá, pero tomará su tiempo"

"La estrategia debe ser sostenible", explicó Obama, y precisó que se trata de "perseguir la infraestructura de su liderazgo, cerrar sus fronteras y reducir su territorio".

Obama destacó que el objetivo último es destruir al Estado Islámico, y que los yihadistas, a los que definió como "una red de asesinos", han perdido territorio en Irak y Siria respecto al año anterior.

El presidente estadounidense declaró que pretendía aplicar la estrategia correcta y no jugar a demostrar "liderazgo" o la capacidad militar de EEUU, aspectos que no servirán para "proteger al pueblo estadounidense o a gente en la región", en Siria, o evitar atentados como los de París.  

"Los terribles acontecimientos en París fueron obviamente un revés terrible y repugnante. Incluso cuando lloramos con nuestros amigos franceses, sin embargo, no podemos perder de vista que se han hecho progresos", ha defendido Obama.

El presidente estadounidense ha comentado con los otros líderes del G20, según dijo, que para que se mantenga ese progreso, más naciones tienen que sumarse con los recursos "que esta lucha requiere". 

"Los ataques de París nos recuerdan que no será suficiente derrotar a Estado Islámico sólo en Siria e Irak", advirtió Obama.

Agregó que los países del G20 se han comprometido a "aumentar los controles fronterizos, compartiendo más información y reforzando los esfuerzos para evitar el flujo de combatientes extranjeros hacia y desde Siria e Irak".

No son un enemigo convencional

Dado que no se trata de un "enemigo militar tradicional", el objetivo de la estretegia estadounidense no es recuperar terreno sino cambiar la dinámica en Siria: "Podemos recuperar territorio y, mientras mantengamos nuestras tropas ahí retenerlo, pero eso no resuelve la problema subyaciente de eliminar las dinámicas que están produciendo estos tipos de grupos violentos extremistas".

Además, Obama ha reconocido que "las preocupaciones sobre potenciales ataques de Estado Islámico han estado ahí durante más de un año y han aparecido periódicamente" y ha añadido que "no había menciones específicas de este ataque particular que nos dieran un sentido de que podíamos dárselo a las autoridades francesas, por ejemplo, o actuar nosotros", ha añadido.

En este sentido, ha asegurado que Estados Unidos no ha subestimado la capacidad de Estado Islámico sino que existe la conciencia de la capacidad del grupo terrorista de atentar en Occidente. Dado que esta organización no lleva a cabo "una guerra convencional" es difícil de frenar.

"Es posible que una organización como el Estado Islámico, que tiene una ideología tan retorcida, sin respeto por vidas inocentes, tenga la capacidad de golpear en Occidente", advirtió Obama en referencia a los atentados de París del pasado viernes, que causaron 129 muertos