Publicado: 05.01.2016 12:42 |Actualizado: 05.01.2016 12:42

Obama desafía a los republicanos y establecerá por decreto más controles para la venta de armas en EEUU

El presidente pretende mejorar los controles de antecedentes penales y mentales a los compradores de armas para "prevenir la violencia".

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
El presidente de EEUU, Obama, en la comparecencia de prensa tras la reunión con autoridades de seguridad nacional. EFE/MICHAEL REYNOLDS

El presidente de EEUU, Obama, en la comparecencia de prensa tras la reunión con autoridades de seguridad nacional. EFE/MICHAEL REYNOLDS

WASHINGTON.- El presidente de EEUU, Barack Obama, en su lucha por mejorar la seguridad en relación al uso de armas en ese país, establecerá por decreto el requisito indispensable de pasar un control de antecedentes penales para poder comprar armas, incluso cuando se haga a través de Internet.

Esta medida regirá tanto a quienes intenten adquirir un arma como individuales como a quienes lo intenten a través de una corporación. El FBI cooperará en el proceso con la contratación de más de 230 evaluadores.

Obama también pretende que el Congreso apruebe una nueva inversión de 500 millones de dólares para mejorar el sistema de revisión de la salud mental de los compradores de armas para saber si están o no preparados para adquirir un arma.



El presidente afirmó el pasado lunes este lunes que tiene la "autoridad legal" para adoptar, de forma unilateral, estas medidas que tendrán como objetivo reforzar los controles para la adquisición de armas de fuego: "Estas no son sólo recomendaciones que están dentro de los límites de mi autoridad legal y de la rama ejecutiva, sino que también tienen el respaldo de la abrumadora mayoría del pueblo estadounidense, incluidos los propietarios de armas", agregó Obama.

Estas declaraciones llegaron tras una reunión el pasado lunes con la fiscal general Loretta Lynch y el director del FBI, James Comey, en la que se ha debatido sobre las maneras de implementar una acción ejecutiva que tiene como objetivo establecer nuevos y rigurosos controles para la adquisición de armas de fuego.

Obama afirmó que las medidas que prevé tomar están dentro de su "autoridad legal" como presidente y advirtió que no van a evitar "todos" los tiroteos ni crímenes violentos, pero sí "potencialmente salvarán vidas". También subrayó que es necesario "trabajar juntos para ver qué es lo que se puede hacer para prevenir la violencia", toda vez que "decenas de miles de personas" mueren cada año por armas de fuego y la "frecuencia de tiroteos masivos" es superior en EEUU a la de otros países similares. 

Los republicanos, contrarios a las nuevas medidas

Antes incluso de conocer minuciosamente los detalles del plan de Obama, el líder republicano Paul Ryan, que preside la Cámara de Representantes del Congreso, acusó al mandatario de querer restringir el derecho "fundamental" a portar armas que tienen los estadounidenses. Ryan, ya ha advertido en un comunicado de que Obama está "cuanto menos saltándose la rama legislativa" de una forma "peligrosa".

El derecho a portar armas está protegido por la Constitución de Estados Unidos, y la Asociación Nacional del Rifle, el mayor grupo de activistas a favor de las armas, es temida y respetada en Washington por su capacidad para movilizar a los dueños de armamento. El Congreso no ha aprobado una ley importante sobre control de armas desde la década de 1990.