Público
Público

Obama exige a Israel que abra los pasos de Gaza

"La ayuda humanitaria ha de llegar cuanto antes a los palestinos inocentes"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En sus primeras declaraciones sobre Oriente Próximo, ya en calidad de presidente, Barack Obama exigió ayer a Israel que reabra los pasos fronterizos de Gaza para permitir la llegada de ayuda humanitaria a la Franja.

El nuevo mandatario prometió implicarse “enérgica y activamente” en la búsqueda de un compromiso de paz en la zona.  Fueron unos comentarios equilibrados para empezar un proceso complicado. Obama aseguró entender y “respaldar el derecho de Israel a defender” su territorio pero también afirmó que “un futuro sin esperanza para los palestinos es intolerable”.

El presidente afirmó que Israel “debía retirarse por completo” de la franja y mostró su simpatía hacia las víctimas civiles palestinas aunque sin mencionar el número de muertos: “Nuestro corazón está con vosotros”.

Obama fue muy duro con Hamás. Pidió al movimiento islámico que “deje de tirar cohetes” y respete las condiciones previas fijadas por el cuarteto para empezar a negociar. Reafirmó el respaldo de “Estados Unidos a un régimen creíble que impida el contrabando” de armas entre Gaza y Egipto.

La ayuda humanitaria, insistió el nuevo mandatario, debe llegar cuanto antes a los “palestinos inocentes que dependen de ella”. También pidió la celebración de una conferencia internacional para respaldar la economía palestina, esfuerzos que se llevarían a cabo bajo el control de la Autoridad Nacional Palestina de Mahmud Abás.

En el Departamento de Estado, ante la nueva secretaria Hillary Clinton, Obama presentó al nuevo enviado especial en Oriente Próximo, el ex senador George Mitchell, que en su momento participó en los acuerdos de paz de Irlanda de Norte.

“No hay conflicto que no se pueda terminar”, afirmó un Mitchell optimista, pese a que admitió enfrentarse a una situación “volátil, complicada y peligrosa”.
“Una paz duradera requiere algo más que un largo alto el fuego”, resaltó el presidente que dijo respaldar, como ya lo hiciera George Bush al inicio de su mandato, “la solución de dos estados”.

Emplazó a la región a reanudar sus esfuerzos diplomáticos. “Ha llegado el momento de que los países árabes muestren su apoyo al Gobierno de Abás y inicien los primeros pasos para normalizar sus relaciones con Israel”.

Tras el largo silencio que mantuvo durante el implacable bombardeo israelí de la Franja, Obama llamó el pasado martes a los líderes en la zona, Mahmud Abás, el presidente egipcio, el primer ministro israelí y el rey de Jordania, a los que prometió centrar sus esfuerzos diplomáticos en un asunto que el gobierno de George Bush prácticamente ignoró durante sus ocho años de mandato.