Publicado: 26.08.2014 21:49 |Actualizado: 26.08.2014 21:49

Obama: "Extirpar un cáncer como el del EI no será fácil ni rápido"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de EEUU, Barack Obama, reconoció este martes que acabar con un "cáncer" como el del Estado Islámico (EI) no será "fácil" ni "rápido", pero aseguró que se mantendrá "vigilante" a medida que ese grupo avanza en Irak y Siria, y reiteró que no habrá un despliegue de tropas estadounidenses en esos países. "Los tiranos y asesinos que les han precedido deben reconocer que su visión llena de odio no puede superar la fortaleza de Estados Unidos", dijo Obama en un discurso ante la Legión Estadounidense, la mayor organización de veteranos del país.

El mandatario tuvo también un mensaje para los miembros del EI que asesinaron al periodista estadounidense James Foley: "Estados Unidos no olvida, nuestro alcance es largo, somos pacientes y se hará justicia". "Hemos demostrado una y otra vez que haremos lo que sea necesario para perseguir a aquellos que hagan daño a estadounidenses, y seguiremos tomando acciones directas cuando sea necesario para proteger a nuestro pueblo y defender nuestro territorio", indicó.

Obama justificó con ese argumento los ataques selectivos que su Administración inició este mes en Irak contra posiciones del EI cerca de Mosul, cuya presa es de gran interés estratégico, y de Erbil, donde hay instalaciones y ciudadanos de EE.UU.

El presidente no mencionó Siria más allá de recordar que su gobierno ha apoyado a los rebeldes moderados en la guerra que vive ese país.

Obama autorizó este fin de semana el inicio de vuelos de reconocimiento sobre Siria como posible paso previo a futuros ataques selectivos contra el EI, un paso que reclama un importante sector del Congreso y la comunidad de inteligencia estadounidense, según informaron este lunes fuentes oficiales a medios locales.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, aseguró hoy que Obama "no tiene planes de coordinar" un eventual despliegue de bombardeos sobre Siria con el Gobierno sirio, como reclama Damasco, porque no reconoce a Bachar "Al Asad como líder" en ese país.

Respecto a Irak, Obama agregó que "las tropas de combate estadounidenses no volverán a luchar" en ese país "porque depende de los iraquíes salvar sus diferencias y asegurar" su territorio. "La crisis en Irak subraya cómo tenemos que afrontar la amenaza terrorista de hoy. La respuesta no es hacer despliegues militares a gran escala que (...) se prolongan en el tiempo y acaban alimentando el extremismo", señaló. "Nuestra acción militar en Irak debe ser parte de una estrategia más amplia para proteger a nuestra gente y apoyar a nuestros aliados para que puedan combatir a EI", agregó.