Público
Público

Obama garantiza la continuidad de las negociaciones de paz

El presidente de EEUU asegura que, pese al ataque de ayer, "nos mantendremos inquebrantables". El mandatario se reúne por separado con Netanyahu y Abás para conocer su disposición al diálogo y preparar el terreno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos seguirán tal y como estaban acordadas. Eso es lo que ha garantizado el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tras sus encuentros por separado con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, para preparar la reapertura, mañana, jueves, de las negociaciones de paz directas tras 20 meses de estancamiento.

Así, Obama condenó el asesinato 'sin sentido' de cuatro israelíes en las cercanías de la ciudad cisjordana de Hebrón y aseguró que pese a que 'algunos quieren socavar las conversaciones de paz, nos mantendremos inquebrantables' , declaró tras su reunión de hora y media con Netanyahu. Asimismo, el mandatario estadounidense aseguró, a la salida de su encuentro con Abás, que 'estamos haciendo progresos'.

Obama emplazó a los periodistas a escuchar la declaración oficial que hará al final de la tarde, antes de la cena que celebrará con Abás y Netanyahu, y a la que también asistirá el rey Abdalá II de Jordania y el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, a los que ha invitado a Washington por su contribución al proceso de paz. A la cena también acudirá el ex primer ministro británico, Tony Blair, como representante del Cuarteto para Oriente Medio (EEUU, Rusia, ONU y UE).

Las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos se enfrentarán mañana al asunto de los asentamientos judíos en los territorios palestinos ocupados, ya que el 26 de septiembre vence la moratoria de diez meses impuesta por el Gobierno israelí a la construcción de nuevas viviendas en las colonias hebreas en Cisjordania.

Sin duda será uno de los asuntos más controvertidos que protagonizará las conversaciones tripartitas que mantendrán mañana, jueves, EEUU, Israel y la ANP. Los aliados políticos de Netayahu le han advertido de que renovar la moratoria sería rendirse a las peticiones palestinas, mientras que los palestinos han señalado que si continúan las construcciones el proceso de paz se verá amenazado.

Netanyahu le dijo a Obama que no pondrá fin a la moratoria de nuevas construcciones

Mientras tanto, el primer ministro israelí le ha comunicado a Obama que no cambiará la decisión de su Gobierno de poner fin a la moratoria, según una fuente diplomática israelí consultada por Efe, que añade que 'el verdadero tema a tratar sería el de la frontera en su conjunto, de tal modo que si discutimos las fronteras no habría que discutir la ampliación de un asentamiento u otro'.

Por su parte, Abu Rudeinah, asesor del presidente palestino y que estuvo presente en la reunión entre Obama y Abás en la Casa Blanca, explicó que 'el asunto de los asentamientos es clave para el éxito de las negociaciones. Todo depende de la seriedad de los israelíes y las próximas cuatro semanas van a ser definitorias'. Abás le comunicó a Obama su compromiso con un 'proceso de paz serio y auténtico con un socio israelí serio', agregó Rudeinah. 

En este sentido, el presidente egipcio, dispuesto a mediar entre las partes, advirtió de que los asentamientos judios son obstáculos en el camino hacia un acuerdo de paz y por ello el Estado hebreo debe prolongar la suspensión de la construcción en las colonias. 'Israel no debería cometer errores. Los asentamientos y la paz son incompatibles porque agravan la ocupación con la que los palestinos quieren acabar', dice en un artículo publicado en la edición de este miércoles del 'New York Times'.

El primer ministro consideró en su reunión con Obama que se ha invertido mucho tiempo en 'temas secundarios' y en esta oportunidad hay que 'trabajar en lo esencial' y 'no buscar excusas para denunciar a la otra parte'. Durante su reunión bilateral con el presidente estadounidense Netanayahu le enunció los tres principios que deben guiar un acuerdo de paz: la seguridad, el reconocimiento del Estado de Israel y un tratado de paz con una declaración clara de la terminación del conflicto.

Israel cree que en esta ocasión hay que 'trabajar en lo esencial'

El mandatario estadounidense señaló, por su parte, que el mundo debería hacer entender a Hamás, que se ha atribuido la autoría del ataque, y a otros grupos que la violencia no detendrá a Estados Unidos en su lucha por la seguridad de Israel y el proceso de paz. Asimismo, reconoció que queda 'mucho trabajo que hacer'.

Netanyahu agradeció el mensaje del presidente norteamericano y destacó que las conversaciones mantenidas se centraron en torno a la necesidad de tener acuerdos de seguridad que sean capaces de hacer retroceder este tipo de terrorismo y otras amenazas a la seguridad de Israel'.

Anteriormente, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, se había reunido también por separado con los líderes israelí y palestino, en un encuentro que estuvo marcado por la muerte de los cuatro colonos judíos.

'No permitiremos que el terror decida dónde viven los israelíes', dijo Netanyahu

'No podemos permitir que continúen las fuerzas del terror y de la destrucción. Ésa es una de las razones por las que el primer ministro está aquí hoy, para participar en negociaciones directas con aquellos palestinos que han rechazado el camino de la violencia en favor del camino de la paz', dijo Clinton.

Netanayahu, por su parte, aseguró que 'no permitiremos que el terror decida dónde viven los israelíes o la configuración de nuestras fronteras finales', dijo antes de reunirse con Clinton. El líder israelí señaló además de que respaldará la creación de un Estado palestino en Cisjordania y en la Franja de Gaza, pero sólo si ambas son desmilitarizadas.

En tanto, en declaraciones a la cadena CNN, el jefe negociador de la delegación palestina Saeb Erakat señaló que 'ahora no es tiempo de negociar sino de tomar decisiones', sobre algunos de los asuntos como la situación de los refugiados palestinos y de las fronteras antes de 1967 porque 'la diferencia será el número de vidas que se salvarán'.