Público
Público

Obama: "Han cerrado el Gobierno por una cruzada ideológica"

El presidente de EEUU carga contra "la facción" más ultra de los republicanos. Advierte de que cuanto más se tarde en reabrir la actividad federal, peor serán sus efectos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Barack Obama ha cargado contra los republicanas por su 'cruzada ideológica' contra la reforma sanitaria promulgada por el presidente de Estados Unidos. 'Han paralizado el Gobierno por una cruzada ideológica para negar seguros de salud asequibles a millones de estadounidenses', dijo el mandatario desde la Casa Blanca.

El mandatario urgió a sus rivales políticos a 'reabrir' el Gobierno federal, parte de cuyas actividades están paralizadas desde hoy por falta de fondos, y alertó de que cuanto más prolongue la situación, 'peores' serán sus efectos. Obama denunció, en una comparecencia en la Casa Blanca, que 'una facción' de los republicanos, su ala más conservadora, ha obligado a un cese parcial de las operaciones de la Administración 'solo porque no les gusta una ley', en referencia a la reforma sanitaria.

'Sabemos que la última vez que los republicanos cerraron el Gobierno en 1996, eso dañó a la economía. Y a diferencia de 1996, nuestra economía hoy todavía se está recuperando de la peor recesión en generaciones', sostuvo el mandatario. Este cierre 'no tiene que ver con los déficit ni con el presupuesto. Tiene que ver con torpedear nuestros esfuerzos para proveer de seguro de salud a los que no lo tienen', subrayó Obama.

La paralización parcial de las actividades de la Administración federal comenzó la pasada medianoche por la falta de acuerdo en el Congreso para aprobar fondos para financiar al Gobierno en el nuevo año fiscal, que comienza hoy. El ala más conservadora de los republicanos, fundamentalmente el Tea Party, busca condicionar esa financiación a retrasos en la aplicación de la reforma sanitaria, algo que rechazan los demócratas y el propio Obama. 'Sé que es extraño que un partido ponga el hecho de mantener a los ciudadanos sin seguro (médico) como la pieza central de su agenda, pero aparentemente es así', reflexionó hoy el presidente, rodeado en su comparecencia de beneficiarios de la reforma sanitaria.

Hoy precisamente comenzaron a funcionar los llamados 'mercados de seguros médicos', una de las disposiciones clave de la reforma sanitaria promulgada, y Obama dijo al respecto que es un 'día histórico' para millones de ciudadanos. 'Si tienes cáncer, es un 70% más probable que vivas otros cinco años si posees un seguro médico', resaltó. En esos nuevos mercados los casi 48 millones de personas en EEUU que no tienen un seguro médico podrán acceder a uno a precios asequibles y, en algunos casos, beneficiarse de subsidios federales.

El presidente también alertó al Congreso de que no elevar el techo de la deuda pública, cuyo límite se alcanzará el próximo día 17, será catastrófico para la economía, anticipándose a una nueva batalla con los republicanos. 'No voy a negociar sobre la responsabilidad que tiene el Congreso de pagar las cuentas del país', declaró Obama, que agregó que autorizar al Tesoro a que pague esas cuentas 'es un voto de rutina' y no 'una concesión' al presidente o al Gobierno.

Como estaba previsto, el Senado estadounidense, de mayoría demócrata, ha rechazado este lunes la propuesta aprobada por el Congreso, controlada por los republicanos, para abrir una negociación que permita financiar la Administración. Por una votación de 54 a 46, la Cámara Alta vetó la iniciativa republicana que pedía formar un comité de conferencia, un mecanismo reservado a situaciones extraordinarias que permite congregar a varios miembros de ambas cámaras del Congreso con el fin de allanar diferencias. Sin embargo, ese plan seguía condicionando el presupuesto a retrasar la aplicación de la reforma sanitaria promulgada en 2010, uno de los mayores logros de Obama. 

Tras la votación, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, reiteró que su partido no negociará con los republicanos al respecto y culpó a los 'radicales' del movimiento conservador Tea Party de la paralización parcial de la Administración federal. Por su parte, el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, denunció el 'rechazo obstinado' de los demócratas a llegar a compromisos con la cámara baja.

El Gobierno estadounidense ha lanzado este martes la pieza central de la reforma sanitaria con la apertura de nuevos mercados de seguros de salud en todo el país para los millones de personas que no están aseguradas, pero muchos no lograban acceder a las web por problemas técnicos. Funcionarios del Gobierno indicaron que expertos estaban al tanto del problema y que estaban trabajando para resolverlo. Según ha explicado un responsable, el sistema 'online' establecido para los consumidores que no tienen seguros médicos en 36 estados está funcionando pero a un ritmo lento y está habiendo problemas a la hora de cargar páginas debido al gran volumen de tráfico.

El Departamento de Sanidad ha emitido un comunicado en el que afirma que más de un millón de personas han visitado la web del sistema en el último día, lo que suponecinco veces más de su tráfico de visitas normal. Estas web le darán a los estadounidenses un primer vistazo a los nuevos planes de salud subsidiados para millones de personas que no cuentan con seguros, en el programa social más ambicioso desde que se introdujo el Medicare en la década de 1960.

Los mercados, o bolsas, requieren que los planes de salud provean un rango amplio de beneficios esenciales que no eran parte necesariamente de políticas individuales en el pasado, como servicios de salud mental, control de natalidad y cuidados preventivos. La cobertura está vinculada a otras reformas de mercados de seguros y a nuevas garantías para los consumidores, como la prohibición de discriminar por género o por historia clínica.