Público
Público

Obama llega a Cisjordania sin nada nuevo que ofrecer

En su primera visita oficial a los territorios ocupados, reitera su apuesta por la solución de dos estados y las negociaciones directas entre israelíes y palestinos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Barack Obama ha llegado este jueves a Ramala, principal ciudad de Cisjordania, en medio de las protestas de cientos de palestinos, para entrevistarse con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, en la que es su primera visita como presidente de EEUU a territorio palestino.

Obama ha dejado claro que no trae consigo a este viaje ninguna nueva iniciativa de paz para Oriente Próximo, sino que su viaje a Israel y Palestina está encaminada a 'escuchar' lo que estos tienen que decir. El saludo de Abás a Obama fue seguido de una ceremonia solemne en la que no abundaron las sonrisas y bromas que ayer caracterizaron el recibimiento del presidente estadounidense en Israel. También saludó a al jefe del gobierno, Salam Fayad, y a los miembros del Consejo de Ministros y otros destacados funcionarios, mucho de ellos con caras largas.

Tras ello, y ya en rueda de prensa, el presidente de EEUU ha vuelto a repetir que su país 'está profundamente comprometido con la solución de dos estados'. En este sentido, ha advertido de que 'el único modo de alcanzar ese objetivo son las negociaciones directas entre israelíes y palestinos'. 'No hay ningún atajo a una solución sostenible', ha defendido, incidiendo en la necesidad de que 'las negociaciones directas comiencen de nuevo'. Las conversaciones de paz se interrumpieron en 2010 a sólo tres semanas de haber comenzado. 

Obama ha dejado claro que no trae ninguna nueva iniciativa de paz 

'Los palestinos se merecen el fin de la ocupación (..) se merecen dignidad, poder moverse y viajar con libertad (..), un futuro de esperanza y que el mañana sea mejor que el hoy', prosiguió. 'Sigo creyendo que es la mejor y quizás también la única solución pacífica', subrayó en unas declaraciones en las que eludió hacer una clara condena de la colonización judía en Cisjordania. 'Está claro que cualquier paso que retrase, en lugar de ayudar a definir lo que será (una solución) futura, no es la mejor estrategia', puntualizó, y puso el ejemplo de la intención israelí de construir en la zona llamada E 1, al este de Jerusalén. Con ese tipo de decisiones, insistió, 'será muy difícil la solución de dos Estados', añadió Obama.

Pero, en lo que puede ser un cambio de postura desde su primera legislatura como presidente, el presidente estadounidense insinuó que no planteará la demanda a Israel de que congele la construcción, condición de los palestinos para regresar al diálogo. 'Si la única forma de llegar a negociaciones es tenerlo todo resuelto (de antemano), entonces nunca llegaremos a los asuntos en sí', respondió cuando un periodista le preguntó por una posible moratoria al crecimiento de los asentamientos como la aplicada de forma parcial en 2010.

Abás, constructivo en las formas, fue mucho más tajante en el contenido: 'el deber del Gobierno israelí es el de al menos cesar los asentamientos para intentar buscar una vía de diálogo'. El dirigente palestino recalcó que las colonias judías son la principal amenaza a la solución de dos Estados y que los palestinos 'no piden nada que esté fuera de la legitimidad internacional', por lo que continúan manteniendo esa visión. 'Los asentamientos son ilegales (..) y no es sólo nuestra percepción, es una perspectiva global, todos lo creen', indicó sobre un fenómeno del que advirtió que es 'muy peligroso'. 'Las nuevas generaciones cuando ven asentamientos por toda Cisjordania (..) no confían en la solución de dos Estados', abundó sobre el peligro que representan.

Hamás se queja de que EEUU 'consagra la colonización y la disfraza bajo eslóganes de paz' 

Abás se ha mostrado 'convencido' de que Obama y el secretario de Estado, John Kerry, sabrán 'eliminar los obstáculos en el camino hacia la paz'. No es lo que opina Ismail Haniye, el primer ministro de Gaza, donde gobierna Hamás, que dijo que no espera 'ningún resultado de esta visita'. 'No esperamos que Obama vaya a cambiar la ecuación política en el terreno. No vemos que la política estadounidense vaya a poner fin a la ocupación israelí', agregó. Según Haniye, 'la política (de EEUU) consagra la colonización y la disfraza bajo eslóganes de paz'.  

Cientos de manifestantes, zapato en mano, recibieron al mandatario estadounidense con gritos de 'Deja de apoyar los crímenes de guerra israelíes' y 'EEUU-Israel-Gran Bretaña: el triángulo del terror'. Otros acusaron a Estados Unidos de 'votar a favor de la ocupación' el pasado 29 de noviembre, cuando los palestinos obtuvieron en la ONU el estatus de estado no miembro, y de no ser 'neutrales' en el conflicto. Obama no dudó ayer, en sus encuentros con el presidente y el primer ministro israelí, Simon Peres y Benjamin Netanyahu, en ensalzar el respaldo de Washington a Israel.

La agencia Maan informó de encontronazos de poca importancia entre los agentes y algunos manifestantes, y del traslado de refuerzos a la zona, hasta 150 efectivos, para evitar que la situación se agrave. En una de las pancartas, un manifestante reclamaba el derecho de retorno para los refugiados y en otras se pedía la libertad para todos los presos palestinos en cárceles israelíes.

Dos cohetes lanzados desde Gaza impactan en Israel sin causar daño 

Horas antes de la llegada de Obama a Ramala, dos cohetes lanzados desde la franja impactaron contra territorio israelí sin causar daño. Las alarmas sonaron en cuatro localidades del sur de Israel a las 07.15 hora local (05.15 GMT). Uno de los cohetes cayó en el jardín de una vivienda en la ciudad de Sderot, a poco más de un kilómetro de la frontera, y el segundo en una zona deshabitada del consejo regional Shaar Hanegev.

Abás ha condenado el lanzamiento de los proyectiles. 'Condenamos la violencia contra civiles independientemente de su fuente, incluidos los lanzamientos de cohetes', ha señalado, citado por la agencia oficial WAFA. 'Estamos a favor de mantener una calma mutua en Gaza', agregó antes de su reunión con Obama.