Público
Público

Obama no quiere "cantar victoria" sobre su salida de Irak

Ha recordado en Texas que aún queda "Afganistán", lo que requerirá nuevos sacrificios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de EEUU, Barack Obama, afirmó hoy que el final de la guerra de Irak, que proclamará en un discurso a la nación, no debe llevarle a 'cantar victoria' o caer en la 'autocomplacencia', porque queda mucho por hacer en el país árabe.

El presidente viajó hoy a Fort Bliss, en Texas, para reunirse con los soldados que han regresado de Irak y felicitarles por su labor en el frente, aunque les recordó que la lucha sigue en otro punto, en Afganistán, lo que requerirá de nuevos 'sacrificios' a los militares y a sus familias.

Obama reconoció las lesiones cerebrales que sufren muchos de los soldados regresados

En su intervención ante los soldados, el presidente quiso adelantar el contenido del discurso que pronunciará esta noche desde el Despacho Oval en horario de máxima audiencia, y en el que declarará el fin de los combates en Irak.

Pero el discurso, afirmó, 'no va a ser para cantar victoria, no va a ser de autocomplacencia. Aun queda mucho trabajo por hacer para asegurarnos que Irak se convierte en un aliado efectivo'.

En la línea de elogios, prosiguió: 'Aunque la verdad es que gracias al extraordinario servicio que todos vosotros habéis prestado, Irak tiene ahora la oportunidad de crearse un futuro mejor, y Estados Unidos es ahora más seguro que antes', dijo el presidente.

Indicó que aunque finalicen las misiones de combate, EEUU seguirá trabajando codo a codo con los iraquíes prestando adiestramiento, y también colaborando en la lucha contra el terrorismo.

Según los planes de Washington, durante esta fase de transición permanecerán en Irak unos 50.000 soldados estadounidenses, si bien se espera que abandonen totalmente el país para diciembre de 2011.

Obama quiso agradecer explícitamente los 'sacrificios' que han realizado los soldados y sus familias durante los siete años y medio de guerra en Irak , y aseguró que a su regreso 'trataremos de serviros a vosotros, tan bien como vosotros habéis servido al país'.

El presidente de Estados Unidos reconoció que muchos de los militares que han regresado sufren lesiones cerebrales y estrés postraumático, y aseguró que en los últimos dos años se han incrementado los servicios que se prestan a los veteranos.

Al dirigirse a los soldados, les recordó -como también hará esta noche en su discurso- que todavía sigue una dura lucha en Afganistán, donde 'las bajas han aumentado por los combates contra Al Qaeda, los talibanes y sus aliados'.

En esa línea, recordó que 'ahora tenemos tropas en posición de responder los ataques de los terroristas y eso va a significar algunas bajas y va a significar momentos de angustia y desconsuelo. Pero lo que tengo claro es que estamos dispuestos a hacer sacrificios en pro de nuestra seguridad nacional', indicó.