Público
Público

Obama ordena revisar la seguridad aérea

El padre del terrorista alertó a EEUU del riesgo que representaba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha ordenado que se revisen las medidas de seguridad aérea después del intento de atentado en un vuelo cuyo destino era Detroit, el día de Navidad, protagonizado por un aspirante a terrorista nigeriano.

Robert Gibbs, portavoz de la Casa Blanca, explicó ayer que el presidente ha pedido al Departamento de Seguridad Nacional que explique cómo una persona que transportaba explosivos pudo embarcar en un avión en Amsterdam sin hacer saltar las alarmas. El presunto terrorista había llegado a Holanda en otro vuelo internacional que salió de Lagos (Nigeria), donde tampoco tuvo problemas para subir a la aeronave.

Fuentes citadas por la cadena ABC apuntan a Al Qaeda en Yemen

Uno de los mecanismos que será revisado es la lista de personas sospechosas de terrorismo de las agencias de seguridad estadounidenses, confirmó Gibbs.

En la actualidad, existen tres listados diferentes, según el grado de peligrosidad que se atribuye a quienes figuran en ellos.

El nombre de Umar Faruk Abdulmutallab, el nigeriano de 23 años que intentó hacer estallar el vuelo 253 de North-west Delta Airlines, fue incluido en el de menor riesgo el pasado mes de noviembre. Esta lista incluye unos 550.000 nombres, pero aparecer en ella no implica la prohibición de viajar en aviones.

El nombre del sospechoso se incluyó en este listado por iniciativa del padre del joven, que había observado con creciente preocupación la radicalización religiosa de su hijo.

Alhaji Umar Mutallab es un conocido financiero nigeriano y hasta hace unos meses presidió el First Bank of Nigeria, una de las entidades bancarias más importantes del país.

Este año, Umar Faruk Abdulmutallab abandonó Reino Unido, cuyas autoridades le denegaron el visado por considerar que el curso escolar para el que lo había pedido no existía. Entre 2005 y 2008, el presunto terrorista había estudiado ingeniería mecánica en el University College London, una universidad londinense.

Al volver a su país, el joven dijo a su familia que quería obtener un segundo título universitario en Egipto o en Arabia Saudí, algo a lo que sus padres se negaron por temor a que estuviera ya bajo la influencia de radicales.

El padre del terrorista fue quien alertó de las ideas radicales de su hijo

En su lugar, fue a estudiar a Dubai, pero hace tres meses comunicó a su familia, a través de un SMS, que lo abandonaba todo para marcharse a Yemen y seguir la llamada del islam. Para acabar de aumentar la inquietud de sus parientes, Abdulmutallab les informó de que no se le podría localizar, porque iba a destruir la tarjeta de su teléfono móvil.

Alarmado por estas noticias, su padre alertó a varias agencias de seguridad estadounidenses. Contactó también con la embajada de Wa-shington en Abuja para comunicarle su temor a que su hijo se hubiera enrolado en 'una especie de yihad'.

El Centro Nacional contra el Terrorismo de EEUU tomó nota de la advertencia del financiero, pero se limitó a incluir el nombre del joven en la lista de menor peligrosidad, por lo que pudo seguir viajando tranquilamente.

Abdulmutallab ya ha comparecido ante un juez, que lo ha acusado formalmente del intento de atentado. Las autoridades estadounidenses tratan de averiguar si el nigeriano actuó realmente por cuenta de Al Qaeda, como sostiene, o si lo hizo solo.

La secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, precisó ayer, en una entrevista con la CNN, que en estos momentos no existe 'ninguna prueba de que haya más personas u organizaciones involucradas en el intento de atentado'.

La bomba no explotó porque el detonador era demasiado pequeño

Sin embargo, fuentes de la investigación federal, citadas por la cadena de televisión ABC, dieron ayer por buena la versión de que fue la célula yemení de Al Qaeda la que se encargó de preparar material e intelectualmente el atentado.

Según los primeros datos que ofrecieron estas fuentes, la bomba no explotó porque el detonador era demasiado pequeño o bien 'no hacía el contacto adecuado con el material explosivo'.

Estas fuentes a las que aludió la ABC no descartan que el clérigo yemení-estadounidense Anwar Awlaki pudiera haber ejercido de contacto entre el estudiante y el grupo terrorista. Awlaki es el religioso que se cree que influyó en Nidal Hasán, el militar estadounidense que mató a 13 personas en la base de Fort Hood en noviembre.