Público
Público

Obama pierde popularidad

La reforma sanitaria no convence a la mayoría de los estadounidenses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El apoyo público con el que ha contado desde el primer día el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se ha visto reducido significativamente en el último mes, según indica un sondeo realizado a 1.001 adultos escogidos al azar por el Washington Post y ABC News. 

Según el estudio, la popularidad general de Obama se ha reducido al 59%, seis puntos porcentuales menos que hace un mes. En esta caída parece que tiene mucho que ver los principales desafíos a los que se ha tenido que enfrentar el presidente: la reforma sanitaria y la crisis económica.

Durante el último mes, Obama y sus aliados demócratas en el Congreso de Estados Unidos han endurecido su posición y han intentado reestructurar la industria de la asistencia médica, de 2,5 billones de dólares, a través de la creación de un programa de seguro gubernamental.

El proyecto de ley se llama 'Cobertura sanitaria accesible y de calidad para todos los estadounidenses', y contempla la creación de un nuevo seguro médico público para competir con los que ofrece el sector privado, con lo que se pretende universalizar la cobertura.

Los republicanos y algunos demócratas fiscalmente conservadores argumentan que el plan podría dañar a los pequeños negocios, sumar déficit al presupuesto y reducir la calidad de la atención médica para muchos estadounidenses.

Según el estudio, esas preocupaciones también estarían presentes en gran parte de la población. Tan sólo un 49% de los consultados aprueba la posición de Obama sobre este tema, frente al 57% que lo hacía en el pasado mes de abril. Por el contrario, el porcentaje de personas que desaprueban la iniciativa ha pasado del 29% previo al 44% actual.

Consciente de esta desconfianza, y a sabiendas de los argumentos de la oposición, Obama ha comenzado una campaña para lograr un mayor respaldo al plan. Para empezar, el próximo miércoles dará una rueda de prensa en horario de máxima audiencia, en la que el tema de la reforma sanitaria tendrá un gran protagonismo.

Sin embargo, Obama tiene el tiempo contado para lograr la aprobación del proyecto de ley en el Congreso este año, por lo que la batalla se está convirtiendo en una prueba central para su presidencia.