Público
Público

Obama rubrica el fin del acoso a los gays en el Ejército de EEUU

"El valor y el sacrificio no es más limitado por la orientación sexual, como no lo es por la raza, el género, la religión o el credo", afirma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Obama ha acabado para siempre con 'Don't Ask Don't Tell' (No preguntes, no lo digas). El presidente de Estados Unidos ha firmado la abolición de la ley, promulgada en 1993, que prohíbe a los soldados que declaran su homosexualidad servir en las Fuerzas Armadas estadounidenses. 'El valor y el sacrificio no es más limitado por la orientación sexual, como no lo es por la raza, el género, la religión o el credo', señaló el mandatario durante la ceremonia en el Departamento de Interior en la que dijo sentirse orgulloso de acabar con esta ley.   

Obama cumple así una de sus promesas de campaña, conseguida gracias al apoyo de los senadores demócratas que recabaron el apoyo de algunos republicanos para terminar con esta norma instaurada en las Fuerzas Armadas estadounidenses durante 17 años y que ha provocado la expulsión de unos 13.500 militares en este periodo.

'Nunca más los patriotas estadounidenses serán obligados a abandonar (las Fuerzas Armadas), por el mero hecho de que sean gays, sin tener en cuenta cuáles son sus habilidades (...)', señaló el presidente que aseguró que la abolición de esta ley fortalecerá la seguridad nacional y contribuirá a mantener los valores del país. Obama destacó asimismo que el cambio no será inmediato ya que ley requiere que se conceda un periodo para que los jefes del Pentágono completen los planes necesarios para la abolición.

El secretario de Defensa, Robert Gates, explicó que los funcionarios de su departamento procederán inmediatamente con la planificación necesaria para 'llevar a cabo este cambio con cuidado y metódicamente, pero con determinación', indicó en un comunicado.

Obama agradeció su servicio a 'los que se han visto obligados a colgar sus uniformes'

Según lo estipulado en el proyecto de ley, el presidente y sus principales asesores militares deben garantizar al Congreso que la abolición no perjudicará a las Fuerzas Armadas. Después, tendrá que pasar un periodo de 60 días antes de que entren en vigor los cambios.

En su discurso, Obama agradeció su servicio a 'los patriotas que se han visto obligados a colgar sus uniformes' y destacó el esfuerzo hecho por demócratas y republicanos para lograr acercar posiciones.

Por su parte, la Unión de Libertades Civiles (ACLU) aseguró que el de hoy es 'un paso histórico para aquellos que han vivido sus vidas en silencio mientras sirven a su país, y para todos los estadounidenses que creen en la justicia'. 'La reversión de esta política debe servir como un mensaje de que la discriminación no tiene cabida en nuestras leyes', dijo Laura W. Murphy, directora de la oficina legislativa de ACLU en Washington.

Hoy se acaban 'diecisiete años de caza de brujas

En este sentido, Rea Carey, directora ejecutiva del grupo 'National Gay and Lesbian Task Force' señaló que hoy se acaban 'diecisiete años de caza de brujas por esta política que ha costado su carrera a miles de militares con una hoja de servicio ejemplar'. La ley 'Don't Ask, Don't Tell', -'No preguntes, no lo digas'-, fue promulgada en 1993 por el entonces presidente demócrata, Bill Clinton.

La norma permitía a los homosexuales formar parte de las Fuerzas Armadas, siempre y cuando no hicieran pública su orientación sexual, lo que dio pie a una cultura de delación y venganza en las filas del Ejército.