Público
Público

Obama sale del avispero iraquí

Las tropas de combate de EEUU abandonan un país sacudido por atentados. El presidente rinde homenaje a los veteranos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La última brigada de combate de Estados Unidos abandonó Irak ayer, apenas unas horas después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, anunciara la retirada completa de ese tipo de tropas para fines de agosto.

'Poco después de asumir el cargo, puse en marcha un plan para acabar, de forma responsable, la guerra en Irak. Hoy, estoy contento de informar de que, gracias al extraordinario servicio de nuestras tropas y civiles, nuestra misión de combate concluirá a finales de este mes, cuando se completará una retirada sustancial de nuestros soldados', explicó Obama el miércoles en un mensaje colocado en la página web de la Casa Blanca.

A finales de agosto todavía quedarán 50.000 soldados desplegados en Irak

En el mensaje, Obama, comandante en jefe del ejército estadounidense, añadía: 'Durante los últimos 18 meses, más de 90.000 tropas estadounidenses han evacuado Irak. En el país llegó a haber 176.000 soldados en 2009. A finales de este mes, 50.000 tropas seguirán desplegadas en Irak. A medida que las fuerzas de seguridad iraquíes vayan asumiendo la responsabilidad de garantizar la seguridad del país, nuestras tropas pasarán a un papel de ayuda y asesoramiento'.

'Siguiendo nuestro compromiso con el Gobierno iraquí, nuestras tropas saldrán de Irak a finales del próximo año', concluyó Obama.

De esa forma, y a falta de ceremonias oficiales, fue la salida de los 350 soldados que quedaban en Irak de la cuarta brigada de asalto Stryker, perteneciente a la segunda División de Infantería, la que escenificó para los medios de comunicación de todo el mundo la retirada de esas tropas de combate, aún cuando todavía quedaban en el país 6.000 efectivos que estaban desmantelando sus posiciones y recogiendo el material bélico para salir antes del 31 de agosto, según fuentes del Pentágono.

El presidente va cumpliendo con el calendario de retirada que marcó

'La operación Libertad para Irak es vuestro logro', dijo a esos 350 soldados el coronel John Norris, quien afirmó que sus soldados dejan el país 'como héroes'. Su superior, el teniente coronel Mark Bieger, apostilló: 'Esta es una misión histórica. El verdadero final a siete años de guerra'.

Pero la afirmación de que la guerra ha concluido es difícil de sostener. De hecho, no es la primera vez que se da por acabada. El principal instigador de la guerra, el ex presidente George W. Bush, dio por concluidas las principales operaciones de combate al mes y medio de empezar la invasión y el conflicto continuó.

Hace dos días, un atentado con bomba mató a 61 personas en Bagdad

Como señalaba el periódico The Washington Post, 'quizá no haya nunca un final reconocido en la guerra de Irak, un momento en el que deje de ser un conflicto estadounidense'.

A falta también de mayores comentarios de la Casa Blanca y de los políticos estadounidenses, entre ellos los del Partido Republicano, que defendieron el inicio de la guerra con ahínco, la mayoría de los medios de comunicación mantuvieron el jueves una posición escéptica respecto a la evacuación militar en Irak.

La cadena de televisión CBS destacaba, por ejemplo, que 'la retirada se produce casi dos semanas antes del plazo del 31 de agosto dado por el presidente Obama (...) y justo dos días después de que un coche bomba matara a 61 personas e hiriera a 125 más en Bagdad'. Para la CBS, ese ataque 'prueba que, pese a la larga guerra, Irak sigue siendo un lugar peligroso y volátil'.

'Quizá no haya nunca un final a la guerra', dice el Washington Post'

La retirada de ayer sí supone un hito para algunos de los militares norteamericanos: el de que 'la guerra que queda ya no la puede perder Estados Unidos', según The Washington Post, dejando así la responsabilidad de lo que ocurra a las autoridades iraquíes.

Sin embargo, otros medios de comunicación, como la cadena MSNBC, de carácter conservador, se hacían eco de expertos y analistas militares, a los que no llegaba a citar, que ponían en duda la promesa de que las tropas norteamericanas estarán fuera de Irak a finales del próximo año.

Pero, pese a ese escepticismo general, Obama va cumpliendo de momento con el calendario que se marcó y en su mensaje dirigía su mirada hacia los veteranos de guerra como una forma de mostrar que la lucha de EEUU en suelo iraquí está próxima a terminar.

'El compromiso con nuestras tropas no termina cuando regresan a casa. Es sólo el principio', dijo Obama. 'Acabar una guerra responsablemente implica cumplir nuestra responsabilidad con los hombres y mujeres que la han librado. Nuestras tropas y sus familias han hecho tremendos sacrificios para mantener nuestro país seguro y a salvo. Tenemos la obligación moral de servir a nuestros veteranos tan bien como nos han servido ellos'.