Público
Público

Obama urge a subir el techo de deuda estadounidense

El presidente pide a los republicanos del Congreso que actúen de forma responsable y les recuerda: "EEUU no es una nación morosa"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha reclamado al Congreso que actúe de forma 'responsable' para elevar el límite de endeudamiento del país y evitar así una 'herida autoinfligida en la economía'. 'La simple idea de que esto ocurra, de que EEUU no pague sus deudas es irresponsable. Es absurdo', dijo hoy el presidente en la última conferencia de prensa de su primer mandato, en la Casa Blanca.

'El techo de la deuda no es una cuestión de autorizar más gastos... simplemente permite que el país pague los gastos para los que el Congreso ya se ha comprometido', explicó el mandatario, a seis días de su investidura para un segundo mandato.

Obama insistió en que Estados Unidos no es una nación 'morosa' y que los republicanos en el Congreso tienen la responsabilidad de elevar el techo de la deuda nacional para que el país cumpla con sus obligaciones. 'Los republicanos en el Congreso tienen dos opciones: pueden actuar de forma responsable y pagar sus cuentas, o pueden actuar de forma irresponsable', subrayó el mandatario. Por otra parte, Obama aseguró que la tarea de reducir el déficit no se consigue únicamente a través de recortes al gasto público, por lo que recomendó que el Congreso separe el debate sobre los dos temas.

El pacto fiscal que aprobó el Congreso a principios de mes, tras duros enfrentamientos con la Casa Blanca, renovó de forma permanente los recortes tributarios instituidos durante la presidencia de George W. Bush pero postergó por dos meses las negociaciones para reducir el gasto público. El saliente secretario del Tesoro de EEUU, Tim Geithner, ya había notificado al Congreso a principios de mes de que su agencia pondría en marcha 'medidas extraordinarias' para evitar una mora en las obligaciones del Gobierno.

Según observadores, el diálogo pendiente entre el Congreso y la Casa Blanca sobre el tope del techo de la deuda podría renovar la batalla política de agosto de 2011 que contribuyó a que, por primera vez en la historia, la agencia Standard & Poor's (S&P) degradase la calificación de la deuda estadounidense de AAA a AA+. Los líderes republicanos del Congreso de EEUU han dejado claro que, en aras de la austeridad fiscal, continuarán exigiendo recortes al gasto público y que cualquier aumento en el techo de la deuda esté vinculo a los recortes fiscales.

Además del tema fiscal, Obama también necesitará la ayuda del Congreso para la confirmación de varios nuevos cargos en su Gabinete para un segundo mandato y, tal como repitió hoy, la puesta en marcha de una reforma migratoria integral.

En su comparecencia de hoy, el mandatario también ha anunciado que estudiará recurrir a un decreto para frenar la violencia causada por las armas de fuego, en función de las recomendaciones que le presente mañana el vicepresidente Joe Biden. Entre esas medidas Biden algunas requerirán el sello del Congreso y otras podrán cumplirse mediante un decreto presidencial ('acción ejecutiva') con el fin de evitar tragedias como la masacre de la escuela infantil de Newtown, el mes pasado.

'Confío en que hay pasos que podemos tomar que no requerirán acción legislativa', aseguró Obama, quien prometió estudiar medidas 'sensatas' para evitar que personas como el autor del tiroteo en Newtown 'pueda entrar a un colegio y acribillar a un montón de niños'. El mandatario insistió en que quienes se oponen a controlar más el acceso a las armas lo hacen mediante tácticas de miedo pero aseguró que quienes tengan este tipo de armamento no tienen nada que temer porque no se trata de que el Gobierno federal se las retire.

Se prevé que entre las recomendaciones que presente Biden mañana figure una medida para renovar una ley federal que prohíbe las armas de asalto en EEUU y que tenía un límite temporal que venció en 2004. El Gobierno de México ha insistido en que Washington renueve esa prohibición, al señalar que muchas de las armas confiscadas en ese país y que nutren la 'narcoviolencia' provienen de Estados Unidos.