Público
Público

El obstáculo de la financiación de EEUU a la Unesco no es insalvable

El peso estadounidense no representa más del 12% en el presupuesto global del organismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Conferencia General de la Unesco finalizará hoy con la aprobación de los Presupuestos de 2012-2013, pese a la sacudida causada por la decisión de EEUU de dejar de financiar a la organización tras admitir a Palestina como miembro de pleno derecho.

La entidad dispone, según sus miembros, de varias 'soluciones técnicas' para seguir financiando planes como las redes de alerta antitsunami, la protección de patrimonio en peligro o la formación de periodistas palestinos. Incluso EEUU multiplicó ayer las señales para indicar que sigue del lado de la organización.

Las cifras ofrecidas por Washington magnifican su importancia

El obstáculo de la financiación estadounidense no es insalvable. Según el Departamento de Estado, 'el presupuesto corriente de la Unesco es de unos 315 millones de dólares y la contribución obligatoria de EEUU, de 82 millones, un 26% del total'. Cabría añadir una contribución voluntaria de 3,7 millones.

En realidad, la presentación es falaz y prospera porque magnifica el peso de Washington, que no representa más del 12% en los presupuestos globales. El balance para el bienio 2012-2013 prevé 685 millones de dólares de presupuesto ordinario y otros 539 millones de 'presupuesto extrapresupuestario' (para programas más flexibles). En ese bloque no reglamentado, casi igual de importante que el corriente, está el margen de maniobra para suplir lo que Washington deje de pagar.

Admisión de Palestina

La Unesco dispone de varias 'soluciones técnicas' para seguir financiando planes

Una partida diplomática realmente sutil quedó abierta el 31 de octubre cuando 107 naciones votaron a favor de la admisión de Palestina, y EEUU se quedó bastante solo. De los 13 votos negativos, además de Israel, sólo Alemania, Canadá y Australia son pesos pesados.

A ese aislamiento se añade, como subraya una fuente cercana a la organización, el hecho de que 'este boicot financiero no tiene nada que ver con el dictado en 1984 por Reagan, seguido por Margaret Thatcher', cuando un agresivo bloque cuestionó la existencia misma de la Unesco.

Aquel boicoteo serio fue perdiendo peso y fue el propio George W. Bush quien le puso fin en 2003. Hoy, la América de Obama no sólo no cuestiona la misión de la Unesco, sino que la necesita para seguir ofreciendo un rostro humanista. Sin ir más lejos, el embajador norteamericano ante la organización, David Killion, comparecía ayer con la directora general, Irina Bokova, para elogiar un trabajo conjunto efectuado con imágenes de satélite del United States Geological Survey.

EEUU necesita a la organización de la ONU para ofrecer un rostro humanista

'No es que hayamos organizado este acto especialmente para mostrar al mundo que estamos unidos', bromeó Bokova. 'Es que esto es un ejemplo más del funcionamiento corriente', que 'genera acontecimientos como el de hoy', añadió. Killion recalcó que las imágenes made in USA de 31 lugares del patrimonio mundial amenazados 'tienen algo de revolucionario por mostrar hasta qué punto son comunes a todos nosotros los problemas de la humanidad'.

Casi se llega a una aparente luna de miel entre la Unesco y Washington. Todo el mundo está quitando hierro al asunto. Y tanto embajadores como altos funcionarios y patrocinadores de la Unesco (que se cuentan por miles en el planeta, entre ellos el Málaga Club de Fútbol y su propietario) empiezan a convenir una fórmula, que se resume así: 'Esto no es una crisis. Son dificultades y vamos a superarlas', dijo Bokova. O, como sostuvo Carlos Alberdi, director de Relaciones Culturales y Científicas de la Aecid: 'Es un problema serio, desencadenado de una manera muy rápida. Estamos centrados en un problema técnico y vamos a ayudar a la señora Bokova a superarlo, todos unidos'.

Si bien el poder real de extorsión de EEUU es reducido, no así el precio político: nadie anuncia a bombo y platillo que vaya a cubrir lo que falte por financiar. Pero sí lo hará. Hay que encontrar 'soluciones técnicas'.