Público
Público

Occidente contempla más sanciones o atacar

Irán indigna a Occidente con el anuncio de enriquecer ruanio en su territorio en vez de en el extranjero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El envite del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, provocó ayer reacciones airadas entre los aliados occidentales en la clausura de la Conferencia de Seguridad de Múnich.

El ministro alemán de Defensa, Karl-Theodor zu Guttenberg, apostó por 'duras sanciones' contra Irán por 'rechazar la mano' de la comunidad internacional.

'Las sanciones pueden ser efectivas ahora si la comunidad internacional adopta una posición común y aumenta la presión', dijo, por su parte, el secretario de Estado de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, que estaba en Roma.

El organizador de la Conferencia de Seguridad de Múnich, Wolfgang Ischinger, se sumó al descontento por el anuncio de Ahmadineyad. 'Lo siento como una amenaza' y como un claro paso atrás en las negociaciones entre la comunidad internacional e Irán por su conflictivo programa nuclear, dijo Ischinger.

China y Rusia, miembros del Consejo de Seguridad, han criticado en Múnich el proceder de Irán, si bien siguen apostando por el diálogo.

Incluso antes de que el presidente iraní anunciara que piensa enriquecer uranio en su territorio en lugar de hacerlo en el extranjero bajo control internacional, al senador independiente Joe Liebermann ya se le había acabado la paciencia y amenazó a Irán con un ataque militar. 'Tenemos que decidirnos: o bien fuertes sanciones económicas o bien una intervención militar', dijo en Múnich el político que preside el Comité de Seguridad Nacional del Senado.

Liebermann, quien en 2003 apoyó la guerra de Irak, aseguró que la cúpula militar de EEUU tiene listo un plan de ataque para el caso de que el conflicto nuclear iraní no se solucione por medios diplomáticos. 'Nadie quiere que eso suceda. Pero si no actuamos juntos y decididos, y si no hacemos nada más que hablar, entonces eso es lo que va a pasar', advirtió.

El senador constató que las conversaciones con Teherán no fructifican: 'Llevamos ya seis años de diálogo con Irán, sin resultado de ningún tipo. Este diálogo sólo puede continuar si enseñamos nosotros los dientes', agregó.

El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Manucher Mottakí, acudió por sorpresa a la reunión de Múnich el viernes. La organización improvisó una charla a medianoche para que Mottakí explicara la posición de Teherán. Ahmadineyad había anunciado a principios de la semana pasado su disposición a enriquecer uranio en el extranjero, pero Mottakí lo condicionó a que Irán controle qué cantidades son enviadas para enriquecer. El contenido de su intervención no despertó ningún entusiasmo.