Publicado: 15.08.2014 00:00 |Actualizado: 15.08.2014 00:00

Occidente intenta que el envío de armas y los bombardeos le eviten volver a pisar Irak

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mientras los yihadistas siguen sembrando el terror en su avance por Irak, los 28 ministros de Exteriores de la UE se reúnen este mismo viernes para decidir si unirse a EEUU para frenar la ofensiva del Estado Islámico (EI). Pero, en línea con la actuación de Washington, que bombardea desde el aire a los combatientes, Bruselas ha decidido no poner un pie en Irak a ningún precio; como mucho, los 28 enviarán armas, como ya ha hecho Francia, sin que entre en sus planes evacuar a los iraquíes acorralados en el norte del país por los terroristas.

Obama anuncia el regreso de parte de los militares, aunque ve "grave" la situación para "los iraquíes sujetos al terror de EI"

Barack Obama ya ha dejado claro no tener el menor interés por rescatar a estos civiles, y se limitará a seguir bombardeando las posiciones yihadistas para proteger a personal e instalaciones estadounidenses en ese país, la mayoría situadas en Erbil, la capital del Kurdistán iraquí. "No esperamos que vaya a haber una operación adicional para evacuar a la gente de la montaña y es poco probable que vaya a ser necesario que continúen las entregas aéreas de ayuda humanitaria en el monte", anunció Obama en una rueda de prensa en la isla de Martha's Vineyard (Massachusetts), donde se encuentra de vacaciones.

"Hemos roto el sitio del Estado Islámico (EI) al monte Sinyar", añadió, afirmando que "una parte de los militares estadounidenses enviados a Irak volverán a Estados Unidos en los próximos días, a pesar de que la situación sigue siendo "grave" para "los iraquíes sujetos al terror de EI en todo el país".

Al Maliki ha renunciado al poder en detrimento de Abadi, apoyado por EEUU, la UE e Irán

 Obama ha asegurado que miles de personas han sido evacuadas de las montañas, y que otras tantas lo están siendo con ayuda de las tropas kurdas y de civiles yazidíes, para después instar a todos los iraquíes a "unirse para derrotar a EI" bajo las órdenes de un mismo Gobierno encabezado por el chií Haidar Al Abadi, designado el pasado lunes.

El primer ministro saliente de Irak, Nuri al Maliki, renunció al cargo en favor del Abadi durante la noche del jueves, según la televisión estatal iraquí. Hasta ese momento, al Maliki había seguido aferrado al poder, mientras EEUU, Irán y la propia Unión Europea dejaban claro su apoyo a Abadi, que se enfrentará a la difícil situación de gobernar un país roto, resquebrajado, invadido por los yihadistas.

En una demostración de fuerza, los combatientes del Estado Islámico se están agrupando en gran número cerca de la localidad iraquí de Qara Tapa, 122 kilómetros al norte de Bagdad, para ampliar su frente contra los combatientes kurdos peshmerga.

El movimiento en torno a Qara Tapa sugiere que están adquiriendo más confianza y buscando hacerse con nuevos territorios más cerca de la capital tras un estancamiento en esa región, en la que también han estado utilizando túneles construidos por Sadam Husein en los años 90 para mover en secreto combatientes, armas y suministros desde sus bastiones en el oeste de Irak a localidades al sur de la capital.

El EI amenaza con marchar hacia Bagdad; concentra fuerzas a 122 kilómetros

El grupo compuesto por iraquíes, otros árabes y combatientes extranjeros ha amenazado con marchar hacia Bagdad, dentro de su ambición de redibujar el mapa de Oriente Próximo e imponer su versión radical del islam, como también intentan hacer en la vecina Siria desde hace más de tres años, sin que nadie haya sido capaz de frenarlos.

El avance del EI conlleva que los civiles que tienen la mala suerte de cruzarse en su camino afronten la concepción de la Sharia (Ley Islámica) de los combatientes, que según los expertos pueden ser considerados aún más extremistas que los terroristas de Al Qaeda. 

Los ministros de Exteriores de la UE decidirán este viernes si respaldan el envío de armas al norte de Irak para detener la ofensiva del EI en un Consejo extraordinario en el que también tratarán la situación en Ucrania.

También estudiarán cómo coordinar mejor sus esfuerzos de protección y apoyo a la población civil "El apoyo militar, la entrega de armas y munición (...) corresponde principalmente a los Estados miembros, pero sería importante ver si mañana el Consejo está listo para respaldar esos esfuerzos y mostrar nuestro compromiso para apoyar al Gobierno kurdo y al iraquí en Bagdad", aseguró este jueves una fuente diplomática. "Si no lo hacemos, creo que podrán escribir que Europa ha faltado a sus responsabilidades", recalcaron. La clave para que la UE dé este paso adelante es que "los Estados miembros sean conscientes de que, ante la progresión del EI, las autoridades de Bagdad y de Erbil demandan una solidaridad y un apoyo", continuaron.

Algunos países de la UE como Alemania manifestaron en un primer momento su reticencia a enviar armas letales a Irak, pero ahora parece que el consenso entre los Veintiocho crece y que incluso Berlín podría estar a favor de la medida, que ya ha puesto en marcha de forma unilateral Francia. "Creo que los argumentos de algunos Estados miembros se han debido a la falta de entendimiento o falta de información", explicó esta fuente, en alusión al rápido cambio de la situación en Irak.

Fuentes comunitarias aseguran que el Gobierno iraquí les está "urgiendo" a entregar armas

La relación entre las autoridades iraquíes de Bagdad y las del Kurdistán iraquí en Erbil "no es fácil" porque recientemente algunos líderes kurdos se expresaron en favor de la independencia de la región, pero el rápido avance del EI en el norte del país "ha cambiado la situación por completo y el propio Gobierno de Bagdad está dando munición y equipos a las autoridades de Erbil", afirmaron, añadiendo que el propio Gobierno iraquí les está "urgiendo a hacerlo [entregar armas]".

Además del envío de armas a Irak, los Veintiocho estudiarán cómo coordinar mejor sus esfuerzos de protección y apoyo a la población civil, así como la formación de un grupo de apoyo a Irak que incluya a países de la región como Arabia Saudí, Jordania, el Líbano, Turquía, Egipto e Irán.

"Es importante tener a todos a bordo en contra del EI porque esto no debería ser visto como un enfrentamiento entre los países occidentales y el EI, sino una confrontación entre el EI y todos los países de la región que no pueden aceptar la violación de derechos humanos", subrayaron las fuentes.

El presidente de Francia, François Hollande, confirmó este jueves a su homólogo iraquí, Fuad Masum, el envío "inminente" de equipamiento militar para hacer frente al grupo yihadista Estado Islámico (EI), e indicó que ha decidido ampliar su ayuda humanitaria.

Belgica pide que la ONU asuma la coordinación de una respuesta internacional contra los yihadistas

La decisión de enviar armas a Irak ya fue anunciada el miércoles por Hollande, que aseguró haberla tomado en coordinación con las autoridades de Bagdad y para responder a "las necesidades urgentes expresadas por las autoridades regionales del Kurdistán".

Hasta la fecha, Francia ha mandado a Irak dos cargamentos de ayuda humanitaria: uno de 12 toneladas y otro de 20, que partieron el miércoles hacia Erbil, capital del Kurdistán iraquí, con medicamentos, tiendas de campaña y material para el tratamiento y distribución de agua.

Por su parte, Bélgica, que este jueves anunció el envío de dos millones de euros en ayuda humanitaria, insiste en que la ONU debería ser la encargada de coordinar una respuesta internacional. A juicio del primer ministro Elio Di Rupo, corresponde "a la comunidad internacional y en particular a la UE movilizarse para poner fin a estos crímenes, asistir a las víctimas y contribuir a una pacificación duradera en la región".

En total, cuarenta personas murieron este jueves y una veintena resultaron heridas por los bombardeos y los enfrentamientos armados en diferentes puntos de Irak, según  fuentes policiales y médicas.

La aviación iraquí mata a 23 combatientes en distintos ataques, pero no puede evitar los asesinatos de civiles

Al menos 15 personas murieron y otras 17 resultaron heridas por los ataques aéreos y el lanzamiento de proyectiles de mortero sobre varios barrios de la ciudad de Faluya, en la provincia de Al Anbar, al oeste de Irak. Asimismo, más de quince combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (EI) murieron por bombardeos de la aviación iraquí cerca del aeropuerto de la localidad de Duluiyah, a unos 80 kilómetros al norte de Bagdad, según una fuente de seguridad.

Otros ocho combatientes del EI perecieron en enfrentamientos con la tropas del ejército iraquí en la zona de Al Azim, a 60 kilómetros al norte de la ciudad de Baquba, capital de la provincia de Diyala, al noreste de Bagdad, dijo a Efe una fuente policial de la localidad.

En la capital iraquí, dos civiles murieron y otros cinco resultaron heridos tras caer varios proyectiles de mortero en el distrito de Sabaa al Bur, en el norte de Bagdad.