Público
Público

La OCDE denuncia que en España sólo se han investigado siete casos de sobornos en el extranjero

La organización económica tiene constancia de otros tres casos de sobornos a funcionarios extranjeros por parte de empresas españolas y denuncia que la fiscalía española que investiga delitos de corrupción no

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico se mostró hoy 'seriamente preocupada' porque en España ninguna de las investigaciones por sobornos en el extranjero haya prosperado, y 'especialmente alarmada' porque en casi 13 años sólo se hayan abierto pesquisas por siete casos y todos ellos hayan sido archivados sin consecuencias.

El grupo de trabajo que supervisa el convenio sobre el soborno de funcionarios extranjeros en la OCDE pidió a España que revise su enfoque global contra este delito y le instó a presentar un informe de auto-evaluación antes antes de fin de año. 

Un grupo de expertos realizó una visita a Madrid del 3 al 5 de julio pasado y después de esa inspección se mostraron preocupados de que, pese a que el delito de soborno de funcionarios extranjeros existe desde hace casi 13 años, ninguna persona o compañía haya sido juzgada o sancionada. En ese informe se tendrían que precisar los progresos para reformar el Código Penal y para combatir este tipo de corrupción, precisó el grupo de trabajo, que advirtió de que se tomarán 'medidas apropiadas' en caso de que no se respeten sus recomendaciones.

La OCDE pone el acento en la dimensión de la economía española y sus 'significativas' actividades comerciales extranjeras, incluidos 'sectores y países de alto riesgo'. Esos expedientes se referían a pesquisas por sobornos de empresas españolas en Costa Rica, Libia, Angola, Marruecos, Letonia, por exportaciones de material militar o por violación del programa de la ONU con el Irak de Sadam Husein que canjeaba petróleo por alimentos.

La OCDE se quejó de que no se hubieran incluido junto a esa lista de siete investigaciones otras alegaciones de sobornos conocidas para las que no fue competente la Fiscalía Especial para la Represión de Delitos Relacionados con la Corrupción (APCO). Aludió en concreto a la publicación en la prensa de supuestos sobornos de funcionarios panameños en febrero de 2010 por parte de una empresa, un asunto que -según la respuesta que dieron las autoridades españolas- no se transmitió a la APCO porque no se había identificado a ninguna persona. Igualmente se refirió a una demanda de extradición en 2005 por parte de El Salvador de un ciudadano español reclamado por soborno, de la que tampoco fue competente la fiscalía especial.

El grupo de trabajo tiene constancia de otros tres casos de sobornos de funcionarios extranjeros por parte de empresas españolas que no fueron objeto de ninguna investigación en España, pero de las que no dio ningún otro detalle.

La OCDE felicitó que la nueva formulación del delito de soborno en vigor en España desde 2010 haya corregido algunas deficiencias que había señalado con anterioridad, pero simultáneamente lamentó que se haya creado una inculpación distinta por corrupción de funcionarios europeos que las siga incluyendo. Aunque las disposiciones del actual Código Penal ofrecen una amplia paleta de mecanismos contra las empresas que recurran a la corrupción, los expertos se quejaron de que ese régimen excluya a las compañías estatales y pidieron que se corrija esa excepción.

Insistieron en que el régimen de sanciones se debe armonizar para asegurarse de que sean 'efectivas, proporcionadas y disuasorias', y alertaron contra la ausencia de medidas de confiscación a pesar de que esa posibilidad exista desde hace casi diez años. Con vistas a que se recurra a la aprehensión de bienes, pidieron que España haga pleno uso de ese mecanismo y que clarifique también las reglas de aplicación a las personas jurídicas.

La OCDE reprochó hoy los 'débiles resultados' del dispositivo español contra los sobornos de funcionarios extranjeros, en particular si se comparan con los obtenidos por otros países, y advirtió de que tomará medidas si antes de fin de año no hay una corrección. El jefe de la división contra la corrupción de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Patrick Moulette, calificó de 'bastante crítico' el tono del informe que el grupo de trabajo publicó hoy sobre España.

En caso de que las medidas tomadas por España no le satisfagan, se hará un examen suplementario, lo que 'sería muy embarazoso para España' puesto que destacó, se trata de un procedimiento 'muy inhabitual', aplicado a unos pocos países como Grecia o Suecia.