Público
Público

Ocho años de guerra no han liberado a las afganas

El caso de Aisha, desfigurada por su marido, desata una polémica en EEUU sobre el papel de las fuerzas extranjeras en Afganistán. Los aliados y Karzai quieren ahora dialogar con los talibanes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 29 de enero de 2002, George W. Bush declaró: 'La bandera estadounidense ondea en nuestra embajada de Kabul. Y, hoy, las mujeres de Afganistán están libres'. Más de ocho años después de las entusiastas palabras del ex presidente de Estados Unidos y de la caída del régimen fundamentalista de los talibanes, he aquí una terrible realidad: Aisha, de 18 años, fue desfigurada porque intentó huir de la familia que la trataba como una esclava. Le cortaron la nariz y las orejas en nombre de una supuesta tradición pastún que permite a los hombres, embrutecidos por 30 años de guerra, cometer cualquier tipo de barbaridades.

La imagen del rostro de Aisha está dando la vuelta al mundo desde su publicación en la portada de la revista Time, en su última edición. La historia de esta joven casada por la fuerza plantea serias preguntas: ¿Qué se ha hecho durante ocho años por las mujeres afganas? ¿Es necesaria la presencia de las fuerzas de la OTAN para luchar contra el fundamentalismo?

De cada diez afganas, nueve son analfabetas y ocho sufren violencia

'El caso de Aisha muestra un problema que existe en el mundo entero: la violencia de género; las mujeres son víctimas de violaciones de los derechos humanos. Antes de la guerra y de los talibanes, las afganas tenían derechos y se necesita ahora tiempo para recuperarlos', explica en una conversación telefónica Esther Hyneman, de la organización Women for Afghan Women. 'Se ha logrado mucho. Hasta los hombres acuden a nuestros centros para resolver problemas', añade.

En el Afganistán de los talibanes (1996-2001), era como si las mujeres no existieran. Ocultas bajo el burka azul, las mujeres no podían ni salir solas a las calles. Las pocas que podían reunir unos afganíes, la moneda local, pagaban a un niño para que les acompañara y así justificar su presencia fuera del hogar ante la policía religiosa. Cuando cayeron los fundamentalistas, las primeras en intentar cambiar las cosas fueron las propias mujeres, y no la Administración Bush. Por ejemplo, Jamila Mujahed, que desde los primeros momentos de libertad se quitó el burka, montó la revista femenina Malalaï, que trata temas sociales desde las bodas forzosas hasta el consumo de drogas y el aborto. Hay hospitales y centros sociales que atienden a las mujeres; las niñas van a la escuela; hay 68 diputadas en la Asamblea Nacional, el 27% de sus miembros.

Hay 68 diputadas, pero apenas pueden debatir de las nuevas leyes

Sin embargo, más de ocho años después del inicio de la guerra, la realidad poco ha cambiado: el 88% de las mujeres son analfabetas; ocho de cada diez sufren violencia doméstica; el 95% de las niñas que empiezan primaria no termina secundaria. Y en las zonas más aisladas el 80% de la población afgana vive en zonas agrícolas, como en Farah, al suroeste del país, las mujeres siguen viviendo bajo las normas heredadas de los talibanes. Allí, más del 60% de las niñas son casadas antes de cumplir los 16 años y sin su consentimiento.

En política, las 68 diputadas apenas pueden intervenir para hablar de las leyes. Una de ellas, Malalaï Joya, fue expulsada por llamar a los políticos de su país 'narcotraficantes' y 'criminales de guerra'. Otra parlamentaria, Fawzia Kofi, reprochó al presidente Hamid Karzai 'no tener las ideas claras' y considera que 'no se puede sacrificar' sus derechos, 'ni los del hombre ni los de la mujer'. Y nadie pudo impedir que Karzai promulgase hace un año una ley que permite a los maridos de la etnia hazara (el 9% de la población afgana) castigar sin alimentos a sus esposas si no quieren satisfacer sus deseos sexuales.

'El Gobierno afgano sólo ha ofrecido débiles garantías a las mujeres de que su prioridad es proteger las libertades que han recuperado desde el derrocamiento de los talibanes. Karzai les ha fallado a las mujeres', denuncia Human Rights Watch en su último informe, del pasado julio.

Por eso, defiende Esther Hyneman, la presencia de los 152.000 militares extranjeros es necesaria: 'La situación en Afganistán no sólo es un asunto de seguridad para Estados Unidos. Se trata de defender los derechos humanos. El caso de Aisha no es aislado, hay otros muchos. No estamos a favor de la guerra, pero si se van ahora los soldados, habrá más casos como Aisha'.

Una opinión que no comparte la profesora de Ciencias Políticas y activista feminista Christine Delphy. 'A Estados Unidos no le interesan para nada los derechos de la mujer, ni en Afganistán, ni en Arabia Saudí, ni en ninguna parte. Es más: Washington ha sacrificado a las afganas por sus propios intereses', dice. Las afganas, añade, son simplemente 'una coartada' para sus objetivos militares. Porque a pesar de los 152.943 soldados extranjeros 1.470 españoles desplegados, las amenazas son cada vez más numerosas.

'La situación actual muestra que no se ha hecho nada para la población afgana. Siempre pasa lo mismo: se gasta para lo militar y luego no queda nada para la educación', se lamenta Hamit Bozarslan, politólogo que se había opuesto en un principio a la presencia militar de la OTAN. Pero ya es tarde para preguntarse si hay que abandonar el país o quedarse para mejorar las cosas. 'Una retirada precipitada provocaría una gran inestabilidad', apunta.

Daniel Korski, miembro del Consejo Europeo de Exteriores, también respalda la presencia militar: 'Tal como están las cosas, el riesgo de fracaso es real. Afganistán era, con los talibanes, un país destrozado sin esperanzas de progreso. Y podría volver a serlo si la OTAN se retira', escribe en la revista Foreign Policy. Y recomienda incluso dialogar con los talibanes moderados para lograr la paz. Una opción de Karzai que ahora defiende la propia Casa Blanca.

El reconocido analista Ahmed Rashid coincide: 'Es urgente definir una estrategia política. Los talibanes ganan más terreno. Hay que priorizar la economía y la seguridad. Y por ello, hay que negociar con ellos. Si no, Afganistán se sumirá cada vez más en el caos'. '¡No hay talibanes moderados! Si vuelven, será una tragedia para las mujeres', responde Esther Hyneman, de Women for Afghan Women.

Aisha dejó Kabul el miércoles y se encuentra en EEUU para una operación de cirugía estética. En la capital de Afganistán, algunas mujeres no pierden la fe. Como la estrella de televisión Mozdah Jamalzadah, que en el plató de su programa, y sin velo, denuncia el fundamentalismo. O como la diputada Fawzia Kofi, quien cree que 'la sociedad ha cambiado'. 'Mi país ya no es el Afganistán de los talibanes', dice.

Las últimas investigaciones del Gobierno afgano han revelado que 39 personas, todas ellas mujeres y niños, perecieron en un ataque de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) de la OTAN durante el pasado julio al sur de Afganistán.

Dos semanas atrás, el presidente afgano, Hamid Karzai, había anunciado que la cifra de víctimas en el impacto del cohete era superior y rondaba los 50 muertos. En cambio, la OTAN tan sólo admitía seis muertes y aseguraba que eran insurgentes talibanes.

Posteriormente, una inspección del lugar descubrió que todas las víctimas de ese ataque, en la sureña provincia de Helmand, eran civiles que se habían refugiado en una vivienda para protegerse de los combates entre las milicias talibanes y la ISAF.

El número total de civiles afganos muertos en el primer trimestre de este año fue de 1.074. La guerra se ha recrudecido respecto al mismo periodo del año pasado y la cifra de víctimas civiles ha aumentado al menos en un 1,3%, según los datos de la organización independiente Afghanistan Rights Monitor (ARM).