Publicado: 13.11.2013 12:06 |Actualizado: 13.11.2013 12:06

Ocho personas mueren aplastadas durante el saqueo de un almacén con provisiones en Filipinas

El Gobierno filipino ya ha contabilizado 1.833 muertos y 2.623 heridos tras el paso del tifón 'Haiyan', que deja también más de 582.000 desplazados. La ONU pide 301 millones de euros a la comunidad internacional para ayudar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos ocho personas han fallecido aplastados a primera hora de este miércoles en la localidad filipina de Alangalang después de que miles de supervivientes del paso del tifón Haiyan -o Yolanda, tal y como denominan en Filipinas- irrumpieran en un almacén gubernamental de arroz para conseguir comida, según ha informado el diario británico The Guardian.

La Autoridad Nacional de Alimentación del país ha indicado que los policías y soldados no pudieron evitar que el almacén, ubicado en la provincia de Leyte, una de las más afectadas por el supertifón, fuera saqueado.

El Gobierno filipino ha elevado este mismo miércoles a 1.833 el número de muertos y a 2.623 el número de heridos provocado por el paso de Yolanda por el centro del país, según el último boletín del Centro Nacional para la Gestión y la Reducción del Riesgo de Desastres (NDRRMC).

El tifón ha afectado a 6.937.229 personas y ha obligado a desplazarse a 582.303

Por regiones, la más afectada es la Región VIII, donde ha habido 1.660 muertos, 1.298 de las cuales se han producido en la provincia de Leyte, la más afectada por el paso de Yolanda el pasado viernes. De estas últimas, 244 han sido contabilizadas en Tacloban, la capital provincial.

Además, el tifón ha afectado a 6.937.229 personas en 41 provincias del país, de las que 582.303 están desplazadas y se encuentran actualmente tanto en centros de evacuación como en campamentos improvisados u otros lugares. Según este organismo público, hay contabilizadas más 79.000 viviendas destruidas en su totalidad y otras 70.000 de forma parcial.

El martes, el presidente filipino, Benigno Aquino, ha asegurado que el balance de víctimas mortales por el paso del tifón Yolanda estará entre las 2.000 y las 2.500 y no las 10.000 de las que se llegó a hablar al día siguiente de la tragedia, si bien ha admitido que todavía hay 29 comunidades con las que no se ha logrado contactar desde el viernes.

"La cifra ahora mismo que tengo es unos 2.000 pero esto podría aumentar", ha señalado Aquino en una entrevista a la cadena CNN. "Yo creo que 10.000 son demasiados", ha añadido a la periodista Christiane Amanpour. "Hubo un drama emocional que intervino en esa estimación particular", ha opinado.

El Gobierno todavía no ha podido recopilar información en las zonas más afectadas

El presidente ha admitido que el Gobierno todavía no ha podido recopilar información en algunas de las zonas más afectadas por el temporal. En este sentido, ha indicado que aún intentan contactar con unas 29 localidades donde queda por establecer la cifra de víctimas, "especialmente de desaparecidos".

"Hasta ahora, estamos trabajando con una cifra de 2.000 o 2.500 en lo que a fallecidos se refiere", ha asegurado Aquino, que de esta forma ha matizado las estimaciones anteriores pronunciadas por algunas autoridades y que calculaban en torno a los 10.000 los muertos por el tifón. La mayoría de estas víctimas mortales corresponderían a la localidad de Tacloban, completamente devastada.

Cinco días después de que el tifón Haiyan devastara la región central de Filipinas, el Gobierno y la comunidad internacional trabajan para asistir a las víctimas que, sin agua ni comida, esperan desesperadamente la llegada de ayuda humanitaria.

Los equipos de rescate avanzaban con dificultades para hacer llegar más materiales de primera necesidad y personal médico hacia las zonas más afectadas, como Tacloban, en la provincia de Leyte, donde varias carreteras siguen cortadas.

La OMS califica el desastre con categoría 3, el nivel más elevado

El presidente del Consejo para la Gestión y Reducción de Desastres filipino, Rene Almendras, indicó a Radyo Inquirer que varios aviones C-130 de las fuerzas aéreas filipinas y otros facilitados por Estados Unidos vuelan directamente a Tacloban pero que el grueso de la ayuda tiene que distribuirse desde el aeropuerto internacional de Cebú.

También encuentran dificultades organizaciones como Médicos Sin Fronteras (MSF), que desde el sábado dispone de un equipo de 23 personas en Cebú que ayer no pudo volar a Tacloban debido al mal tiempo."Es una pesadilla logística. Los enlaces de transporte en la zona están seriamente alterados, lo que hace el acceso particularmente difícil. El aeropuerto de Tacloban ha sufrido muchos daños y las carreteras están bloqueadas por los escombros", indicó MSF en un comunicado.

La organización prevé reforzar su personal con un centenar de médicos, enfermeras, cirujanos y personal logístico en los próximos días. "Es importante que la gente reciba tratamiento tan pronto como sea posible para evitar complicaciones e infecciones. Hay muchos cadáveres y es importante como se gestionan ante el riesgo de brotes de enfermedades como el tétanos o la leptospirosis", añadió MSF.

La Organización Mundial de Salud (OMS) asumió la coordinación de los aspectos relacionados con la salud en esta emergencia para "garantizar que los suministros se envían con rapidez hacia los lugares donde hay mayores daños como Tacloban, Cebú y la costa este de Leyte". El organismo calificó el desastre con categoría 3, el nivel más elevado, equiparando la devastación causada por Haiyan a la del tsunami del Índico en 2004 o el terremoto que asoló Haití en 2010.

Hasta la fecha, han sido enviados a Filipinas hospitales de campo y equipos médicos de Bélgica, Israel, Noruega y Japón, aunque aún está pendiente la llegada de más material de Australia y Alemania.

La ONU pide a la comunidad internacional 301 millones de dólares para paliar las consecuencias del desastre

La ONU instó ayer a la comunidad internacional a enviar ayuda por valor de 301 millones de dólares a Filipinas para desarrollar la respuesta de emergencia durante seis meses en el país.

El Gobierno filipino cifró hoy en 3.800 millones de pesos (unos 89,5 millones de dólares) la ayuda procedente de 36 países y organizaciones extranjeras, en el día en el que "Haiyan" se confirmó como el tercer desastre natural con más víctimas mortales en la historia de Filipinas.