Público
Público

Una de cada ocho personas en el mundo pasa hambre

En los últimos cinco años se ha producido una desaceleración en el número de personas que consiguen salir de la pobreza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alrededor de 870 millones de personas pasan hambre en el mundo. O lo que es lo mismo, el nivel de pobreza llega hasta el punto que un 12,5 % de la población planetaria sufre malnutrición severa, según el último informe de la FAO que recoge datos desde 2010 a 2012. Mientras, con el pretexto de la crisis económica que azota a los países occidentales, muchos gobiernos, incluido el español, han recortado drásticamente las ayudas para cooperación al desarrollo a los países más pobres.

Estas cifras van acompañadas de un dato aún más preocupante: en los últimos cinco años se ha producido una desaceleración dramática en el número de personas que consiguen salir del hambre. Así, la organización dependiente de Naciones Unidas indica que aunque en las últimas dos décadas ha habido avances en este aspecto éstos se pararon desde el comienzo de la crisis económica y, con ella, el alza de los precios de los alimentos.

Además, estos datos alejan aún más a la humanidad de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, fijados por la ONU en el año 2000. El primero de ellos era reducir el hambre en el mundo a la mitad antes del fin de 2015, una meta que, según se va acabando el plazo, parece cada vez más difícil de cumplir.

'Que 870 millones de personas pasen hambre es el mayor escándalo de nuestro tiempo'

'El hecho de que casi 870 millones de personas - más de la población de los EE.UU., Europa y Canadá - tengan hambre en un mundo que produce suficientes alimentos para toda la población es el mayor escándalo de nuestro tiempo'. Así lo ha aseverado hoy Luca Chinotti, asesor de campaña CRECE de Intermon Oxfam, quien cree que, con estos datos, 'deben sonar las campanas de alarma en todo el mundo'.

Otro dato que se desprende del informe de la FAO es que la distribución geográfica del hambre ha cambiado en los últimos 20 años, debido principalmente al desarrollo desigual de algunas áreas planetarias. Las mejoras más significativas han tenido lugar en Asia, tanto en el sureste como en el oriente, donde el hambre ha bajado del 13,4 a 7,5% y del 26,1 a 19,2% respectivamente. También en América Latina ha habido importantes avances y los índices continentales han bajado del 6,5% al 5,6%.

Al mismo tiempo, la población del sur de Asia que pasa hambre ha aumentado del 32,7 a 35,0%, siendo la región más castigada por la falta de alimentos. Además, el aumento más dramático ha tenido lugar en el África subsahariana, donde se ha pasado del 17 al 27%.

África subsahariana es la zona donde más aumentado el hambre en los últimos añosSin embargo, los líderes de las principales potencias continúan sin tener la determinación suficiente como para afrontar este asunto. Para Chinotti la 'inacción política' se traducen en que 'los precios elevados de los alimentos, la falta de inversión en la agricultura, la desigualdad de género, la usurpación de tierras y el cambio climático están poniendo en peligro los logros ya alcanzados en la lucha contra el hambre'. Y por eso, a su entender, 'necesitamos un nuevo enfoque a la forma de crecer, compartir y administrar los alimentos y otros recursos naturales'.

A día de hoy, 'la pregunta no es si nuestros líderes políticos son capaces de cumplir las promesas de los Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducir a la mitad la proporción de personas que padecen hambre para el año 2015, la pregunta es si lo desean'.

Un total de 2.267.000 niños vive en España por debajo del umbral de la pobreza, 80.000 más que hace un año, debido al impacto de la crisis económica, según las estimaciones de UNICEF, a partir de los datos actualizados de Eurostat relativos a 2011, y recogidas por Europa Press. Esta cifra representa al 27,2 % de la población infantil española.

UNICEF advierte además de que hay 760.000 hogares españoles donde ningún adulto trabaja, 46.000 más que en el año anterior. Además, hay un 14,4 % de niños que viven en hogares con un índice de pobreza alta frente al 13,7 % de 2010. Para la ONG esta cifra resulta 'especialmente relevante' en un momento en el que se acaba de iniciar la tramitación parlamentaria de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2013.

'Ahora más que nunca debemos prestar atención a los más vulnerables, que se ven injustamente afectados por la crisis. Es imprescindible que las medidas que se tomen analicen antes sus consecuencias para la infancia', señala la directora ejecutiva de UNICEF España, Paloma Escudero.

A su juicio, las medidas de austeridad tomadas en los últimos años por los distintos Gobiernos en España, unidas a las que ahora se prevén, inciden directamente en partidas 'cruciales' para la infancia en España, como las correspondientes a servicios sociales, educación o sanidad. Por ello, Escudero recuerda las palabras del Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en la reciente Asamblea General: 'No pongamos la carga de la austeridad fiscal sobre las espaldas de los pobres. No debemos hacerlo ni en nuestros propios países ni fuera de ellos'.

De cara a la tramitación parlamentaria de los Presupuestos Generales del Estado, UNICEF España también destaca la importancia de tener en cuenta la situación de la infancia fuera de nuestras fronteras, incluso en estos momentos difíciles. Y por eso UNICEF ve 'imprescindible' la apuesta de los gobiernos por la cooperación internacional.