Público
Público

Ofensiva en EEUU para desalojar a los indignados

Más de cien detenidos en el desmantelamiento de cinco campamentos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Policía de Oakland (California), la ciudad donde se han producido más enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los simpatizantes de Occupy Wall Street, desalojó ayer el campamento de los indignados en una nueva confrontación que se saldó con unas 50 detenciones.

Los manifestantes de Oakland, uno de los campamentos más grandes del país y uno de los que ha registrado más conflictos, habían sorteado los intentos de evacuación a lo largo del fin de semana y decidieron volver a ignorar el aviso del Ayuntamiento, que amenazaba con arrestar a todo aquel que pasara la noche del domingo en la plaza de Frank Ogawa.

Enfrentamientos en el desalojo de las acampadas en Oakland y Portland

La orden de desalojo se notificó después de la muerte el jueves de un joven de unos 20 años, que recibió un disparo en las proximidades del campamento, aunque, según los indignados, no pertenecía al movimiento. Durante la noche, varios helicópteros sobrevolaron la plaza antes de que los antidisturbios desmantelaran el centenar de tiendas de campaña que quedaban.

Oakland se convirtió en un símbolo de la revuelta hace unas semanas, después de que uno de sus manifestantes, el exmarine Scott Olsen, resultara gravemente herido, presumiblemente por el impac-to en la cabeza de una granada de gas lacrimógeno que le produjo una conmoción cerebral. Olsen salió hace unos días del hospital y evoluciona favorablemente. Los indignados consiguieron hace unos días paralizar durante unas horas el puerto de la ciudad, el quinto del país, en protesta por la represión policial.

Pero no sólo es Oakland. A lo largo del fin de semana, otros ayuntamientos, de un extremo a otro del país, decidieron actuar contra los indignados. Unos 60 fueron arrestados en el desalojo de los campamentos de Salt Lake City, Portland, Denver, y San Luis.

Los indignados se instalan en campus universitarios tras la actuación policial

En Portland también se produjeron enfrentamientos. Miles de simpatizantes se acercaron la noche del sábado a las plazas del centro en las que acampan los manifestantes para bloquear el tráfico en las calles adyacentes e imposibilitar las maniobras de desalojo, que las autoridades locales justificaron por el supuesto uso de drogas en el campamento.

Los indignados también se preparaban a ser desalojados en Burlington (Vermont), donde un vagabundo se suicidó el jueves. Incluso en Nueva York, los vecinos del parque Zuccotti, donde Occupy Wall Street nació el 17 de septiembre, han empezado a quejarse del ruido.

Ante la imposibilidad de permanecer en las ciudades, algunos movimientos se estánreplegando en los campus de universidades como Berkeleyo Harvard, cuyos rectorados no ven la idea con muy buenos ojos. De momento, sólo se trata de una cuantas tiendas. Desplazar las protestas a las universidades es logísticamente más cómodo, porque muchos de los simpatizantes son estudiantes, pero implica que los indignados tendrán menos impacto en la vida de las ciudades que esperan cambiar.