Público
Público

Una ola de atentados acaba con más de 100 muertos en Bagdad

En total hubo 13 explosiones dirigidas contra barrios chiíes de la capital iraquí

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Irak vivió ayer otra jornada de violencia con una cadena de trece atentados en barrios de mayoría chií de Bagdad. El resultado fueron al menos 110 muertos y 248 heridos, cifra confirmada por varias fuentes policiales.

Según el portavoz del centro de operaciones de Bagdad, el general Qasem Ata, los ataques fueron perpetrados con diez coches-bomba, mientras que hubo tres explosiones de origen desconocido.

Ata confirmó que los atentados ocurrieron mayoritariamente en barrios chiíes como Al Kazemiya, en el norte, donde se encuentra un importante santuario de este credo; Ciudad Sader, en el este, bastión del clérigo radical chií Muqtada al Sadr y Al Bayá, en el suroeste, escenario frecuente de ataques, entre otros.

'Las bandas criminales cometieron de nuevo atentados contra civiles inocentes', subrayó Ata, quien hizo hincapié en que el objetivo de los mismos es 'alterar la seguridad en Bagdad'. Por el momento, la autoría de la cadena de ataques no ha sido reivindicada por ningún grupo terrorista.

Hasta ahora, la cadena de atentados más sangrienta en lo que va de año en Irak se registró el pasado 25 de agosto cuando 64 personas perdieron la vida y 219 resultaron heridas en una decena de ataques en ocho provincias.

Los atentados de ayer ocurren después de que 58 personas murieran el domingo pasado en un asalto armado contra una iglesia sirio-católica en Bagdad. Fue reivindicado por Estado Islámico de Irak, un conglomerado de grupos terroristas vinculado a Al Qaeda, que hoy ha emitido un comunicado anunciando 'un mar de sangre' contra los cristianos.

El primer ministro iraquí en funciones, Nuri al Maliki, ha ordenado la detención del oficial que estaba al mando de los policías que vigilaban la zona donde se encuentra la iglesia Sayida An Nayá (señora del socorro en árabe).

Sobre la posible responsabilidad de las fuerzas de seguridad en la cadena de atentados de hoy, el asesor del Ministerio de Defensa iraquí, Mohamed al Askari, apuntó a la televisión que 'ninguna institución está libre de negligencia. Ya sean oficiales o policías los negligentes serán buscados con independencia de sus rangos'.

Tras los últimos ataques, el Gobierno estudia la imposición de un toque de queda en la capital para evitar más atentados terrorstas, informó Ata.