Público
Público

Las ollas que explotaron en Boston, de marca Fagor y fabricadas en España

Los investigadores del FBI hallan restos de circuitos y de una olla exprés en la escena de la explosión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las bombas que explotaron junto a la línea de meta en el Maratón de Boston se realizaron con ollas exprés de la marca española Fagor, según ha publicado hoy el diario estadounidense The New York Times.  Las explosiones que tuvieron lugar el lunes 15 causaron la muerte a tres personas y dejaron más de 170 heridos.

Entre los restos hallados por los investigadores del FBI se encuentran clavos, rodamientos, circuitos integrados -que podrían formar parte del dispositivo de activación- y los restos retorcidos de una olla exprés con la inscripción '6L' en su interior, correspondiente a la capacidad en litros.  Según ha explicado la vicepresidenta de marketing y ventas de Fagor en EEUU, Sara de la Hera, cada año se venden en EEUU unas 50.000 ollas de este modelo.

La empresa Fagor ha asegurado que no ha recibido ninguna comunicación del FBI que confirme que la olla exprés aparentemente utilizada en una de las bombas de Boston, cuyos restos se han hallado en la zona de uno de los atentados, sea de la marca vasca.

La empresa Fagor asegura que no ha recibido ninguna comunicación de las autoridades

Fuentes de la compañía, perteneciente al grupo Mondragón, han señalado que han conocido por Internet que la olla es supuestamente de Fagor, pero han insistido en que ninguna autoridad estadounidense se ha puesto en contacto con la empresa. Han explicado que Fagor tiene una cuota de mercado en Estados Unidos del 40%, donde vende anualmente unas 200.000 unidades de este utensilio de menaje de cocina.

La cadena CNN de televisión ha informado de que los investigadores han hallado en la azotea de un edificio cercano al lugar de una de las explosiones la tapa de una olla a presión supuestamente usada como contenedor de la bomba.

Las ollas de presión se han usado en artefactos explosivos improvisados que forman parte del arsenal de grupos extremistas en Afganistán, Irak, India y otras partes del mundo.

Según un informe reciente del Consorcio Nacional para el Estudio del Terrorismo y las Respuestas al Terrorismo, estos artefactos improvisados fueron el arma más común empleada en 207 conspiraciones y ataques terroristas en Estados Unidos desde 2001 a 2011.

El estudio encontró asimismo que más de la mitad de las armas usadas en la última década fueron artefactos incendiarios, lo cual representa un incremento sustancial en el tipo de armamento usado en ataques terroristas.