Publicado: 16.04.2013 12:23 |Actualizado: 16.04.2013 12:23

Dos ollas exprés rellenas de metralla causaron la tragedia de Boston

El gobernador de Massachusetts descarta que hubiera más de dos bombas en la maratón. La Policía, que sigue varias pistas, ha registrado un piso en las afueras de Boston aunque por el momento no hay detenidos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las explosiones registradas este lunes cerca de la meta del maratón de Boston fueron causadas por dos bombas caseras fabricadas con ollas a presión, cargadas de metralla y escondidas en mochilas, según informa AP.

Fuentes de las fuerzas de seguridad citadas por la cadena CNN indican que todo apunta a que fueron activadas por medio de un temporizador y no mediante un teléfono móvil. La escasa complejidad del atentado, unida a la falta de una atribución de los ataques parece alejar la autoría de un grupo terrorista islámico.

El presidente de EEUU fue precavido hoy y en una declaración televisada a la nación tildo de "acto de terror" el atentado y pidió la colaboración ciudadana para tratar de esclarecerlo. "Éste fue un acto despreciable y cobarde". "Lo que no sabemos todavía es quién llevó a cabo este ataque o por qué, no sabemos si fue planificado y ejecutado por una organización terrorista, extranjera o doméstica, o si fue el acto de un individuo", dijo Obama.

Entre los detalles conocidos durante la jornada, el gobernador del estado de Massachusetts, Deval Patrick, ha negado la existencia de más artefactos, descartando así las especulaciones publicadas en la prensa estadounidense. Tras el atentado, los artificieros hicieron explotar dos objetos sospechosos, pero luego se comprobó que no tenían explosivos.

Las autoridades están investigando el incidente como "ataque terrorista" y equipos de la Policía han registrado un apartamento en el barrio de Revere en el extrarradio de la ciudad en relación con el atentado. Algunos agentes han sido vistos abandonando la vivienda portando bolsas y cajas durante el registro.

La primera explosión ha sido la más cercana a la línea de meta de la carrera, mientras que la segunda se ha registrado a unas dos manzanas de esa primera deflagración. Hasta el momento, las autoridades han confirmado que las dos explosiones han provocado la muerte de dos personas y heridas a más de 90 personas. Los artefactos eran de pequeño tamaño y escasa potencia  y todo apunta a que se trataría de bombas artesanales.

Los dos dispositivos utilizaron pólvora y fueron rellenados con metralla, rodamientos y clavos Los dos dispositivos utilizaron pólvora como explosivo y fueron rellenados con metralla, rodamientos y clavos para maximizar las heridas, dijo un alto cargo de una agencia del orden que pidió no ser identificado. "Estamos viendo muchas heridas por metralla", confirmó el cirujano de traumatología del Hospital General de Massachusetts Peter Fagenholz.

En rueda de prensa con otras autoridades de Boston, Deval Patrick ha subrayado que las únicas bombas que hubo el lunes fueron las dos que explotaron cerca de la meta de la prueba deportiva y ha confirmado que causaron tres muertos y más de 150 heridos, algunos de ellos "de gravedad".

Por su parte, el jefe de la investigación de la Policía Federal estadounidense (FBI), Rick DesLauriers, ha explicado que se están siguiendo una serie de pistas y están analizando una gran cantidad de pruebas.

DesLauriers ha indicado que se ha solicitado la ayuda de los ciudadanos para poder establecer la secuencia del atentado y ha subrayado que ahora "no hay nuevas amenazas". "Nuestra misión es clara: llevar ante la justicia a los responsables de las explosiones del maratón de Boston", ha añadido, si bien ha precisado que hasta ahora no se han producido arrestos.

La senadora demócrata Elizabeth Warren, la representante de Massachussetts más veterana en la Cámara Alta, ha intervenido entonces para garantizar que el culpable del ataque será detenido. "Encontraremos a la persona que hizo esto", ha afirmado, antes de recordar que el presidente está personalmente implicado en la gestión del atentado.

El alcalde de Boston, Tom Menino, ha reconocido que "es un mal día para Boston" pero ha reclamado la unión de los bostonianos "para poder superar esto". Menino ha indicado que las autoridades han establecido un centro de recursos cerca del hotel Park Plaza para ayudar a las personas que necesiten información. "Lo tenemos bajo control", ha afirmado. "Continuemos ayudándonos unos a otros", ha apostillado.

El primer edil de Boston ha admitido que "el terror" ha llegado a la ciudad con el atentado y ha explicado que uno de los tres fallecidos en las explosiones es un niño de ocho años de la ciudad de Dorchester. Por su parte, el gobernador Patrick ha informado que la ciudad tiene previsto celebrar un acto fúnebre interreligioso en memoria de las víctimas.

La Policía Federal estadounidense (FBI), que está analizando el caso como si se tratara de una investigación sobre terrorismo, está evaluando los vídeos de las cámaras de vigilancia situadas cerca de la meta del maratón para tratar de esclarecer lo sucedido.

"Se trata de una investigación criminal que es una investigación terrorista potencial"

Un alto cargo de la Casa Blanca dijo que el caso sería tratado como un acto de terrorismo, pero aún no se ha determinado si el ataque proviene de una fuente extranjera o nacional. El presidente Barack Obama prometió capturar a los responsables."Se trata de una investigación criminal que es una investigación terrorista potencial", dijo Richard DesLauriers, agente especial del FBI a cargo en Boston.

Los talibán paquistaníes han asegurado este martes que no tienen "ninguna relación" con los atentados. "Allá donde encontremos a estadounidenses, los mataremos, pero nosotros no tenemos ninguna relación con las explosiones de Boston", ha declarado el portavoz de los talibán paquistaníes, Ihsanulá Ihsan, a la cadena de televisión CNN.

El atentado ha disparado todas las alarmas y la Policía de San Francisco, que el próximo 4 de julio acoge la 34ª Copa América, ha sido puesta en alerta máxima. "Es un acontecimiento que traerá a grandes multitudes a la ciudad, al igual que la carrera de Bay to Breakers del próximo 19 de mayo, y debemos poner las máximas garantías para la seguridad de las personas", ha señalado el alcalde de San Francisco, Ed Lee.