Publicado: 18.10.2016 13:21 |Actualizado: 18.10.2016 13:21

La ONU alerta de una grave crisis humanitaria por la batalla de Mosul

Las agencias de Naciones Unidas temen que la ofensiva militar provoque una
"catástrofe" y que hasta un millón de personas huyan de la ciudad iraquí
convirtiéndose en desplazados internos o refugiados en los países vecinos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Familias iraquíes obligados a abandonar sus casas en el campamento de desplazados de Daquq. - REUTERS

Familias iraquíes obligados a abandonar sus casas en el campamento de desplazados de Daquq. - REUTERS

GINEBRA.- La batalla para liberar Mosul del Estado Islámico (EI) podría provocar "una catástrofe" y "la más larga y compleja situación humanitaria" durante 2017, han advertido este martes las agencias humanitarias de Naciones Unidas. De hecho, según UNICEF, más de medio de niños y sus familias están "en riesgo extremo".

En teleconferencia desde Irak, Thomas Lothar Weiss, jefe de la misión de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) en el país, advirtió de que "cientos de miles de desplazados" abandonarán la ciudad durante las semanas y meses que dure la campaña militar, lo que puede provocar una "enorme crisis humanitaria en 2017".

Por su parte, William Spindler, portavoz de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) afirmó que la batalla podría provocar "una catástrofe humanitaria", sin especificar si esto ocurriría a corto plazo o el año que viene. Lo que sí especificó y advirtió es que se espera que hasta un millón de personas abandonen la ciudad y se conviertan en desplazados internos o refugiados en los países vecinos. Weiss indicó que por ahora se ha detectado que muy pocas personas han huido de Mosul, pero avisa de que "el número de huidos ascenderá dramáticamente una vez las fuerzas iraquíes se acerquen a las afueras de la ciudad".



El Gobierno iraquí, apoyado por las fuerzas de una coalición internacional que le apoya, comenzó este lunes la ofensiva. Mosul es la segunda ciudad del país y se estima que viven en ella dos millones de personas. La localidad ha estado en manos del EI durante dos años. Weiss alertó, además, de que la ONU teme que las personas que tratan de huir no sólo se encuentren inmersas en medio de fuego cruzado sino que sean usadas "como escudos humanos", dado que los yihadistas han usado esa táctica en otras batallas.

"Nadie sabe lo que va a pasar", afirmó por su parte Robert Mardini, responsable de Irak del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). "Todos estamos preparados, hemos elaborado planes de contingencia, tenemos material y personal preposicionado pero el problema es que la situación es fluida e impredecible", añadió Mardini. 

"Los civiles se encuentran en una situación de riesgo extremo", sostuvo Weiss quien agregó que su organización también teme que el EI use armas químicas. Aclaró que la OIM no ha hablado con ninguna víctima o testigo del supuesto uso de este tipo de armamento y que el temor a que estas armas hayan sido usadas o puedan usarse se basa en noticias de prensa locales, pero que dado el peligro que representan, la entidad está muy preocupada. "Aunque hay que confesar que no tenemos suficientes máscaras para proteger a los civiles en el caso de que haya un ataque", aclaró Weiss.

Durante la jornada de este lunes, el presidente de Irak, Fuad Masud, aseguró que la liberación de la ciudad es "inminente" y que la derrota de Estado Islámico "es inevitable".
Por su parte, el presidente de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, afirmó que la ofensiva ha permitido la liberación de 200 kilómetros cuadrados de territorio.