Publicado: 22.10.2015 18:28 |Actualizado: 22.10.2015 18:28

La ONU avisa de que la hambruna está a punto de causar una "catástrofe" en Sudán del Sur

Naciones Unida advierte de que casi cuatro millones de personas se enfrentan a una "inseguridad alimentaria severa" y que al menos 30.000 podrían morir de inanición.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Mujeres y niños desplazados esperan una ración de comida proporcionada por el Programa Mundial de Alimentos. - AFP

Mujeres y niños desplazados esperan una ración de comida proporcionada por el Programa Mundial de Alimentos. - AFP

MADRID.- La ONU ha advertido este jueves de que casi cuatro millones de personas están amenazadas por la hambruna en Sudán del Sur y de que 30.000 podrían morir de inanición, debido a la situación en algunas partes del país donde, asegura, podría desencadenarse una catástrofe.

"El hambre extrema está empujando al pueblo al borde de una catástrofe en partes de Sudan del Sur" aseguraron tres agencias de la ONU en un comunicado en el que indicaron que 3.900.000 sursudaneses se enfrentan a una "inseguridad alimentaria severa".

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el fondo de la ONU para los niños (Unicef) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) han insistido en que "al menos 30.000 personas están viviendo en condiciones extremas y se enfrentan a la inanición y la muerte" en el Estado de Unidad (norte).

Las tres agencias pidieron al Gobierno y a los rebeldes, que se enfrentan desde hace dos años, que garanticen "urgentemente y sin restricciones" el acceso a esta región sursudanesa para intentar paliar esta situación. Sostienen que por primera vez en dos años, desde que estalló la guerra civil en el país, una región del país alcanza este nivel de degradación.



Según el índice "Clasificación Integrada de las Fases de Seguridad Alimentaria", que mide los distintos grados y riegos de hambruna, parte de la población se encuentra en la fase más grave, la cinco, calificada de "catástrofe". Para la directora del PMA en el Sur de Sudán, Joyce Luma, la deteriorada situación en el sur del Estado de Unidad, "donde la gente está a punto de una catástrofe, puede evitarse".

“La población de Sudán del Sur necesita paz, alimentos nutritivos y asistencia humanitaria y apoyo a sus medios de vida para sobrevivir y reconstruir sus vidas”, añadió Luma. “Desde que estallaron los combates hace cerca de dos años, los niños han sufrido el conflicto, enfermedades, miedo y hambre”, denunció por su parte Jonathan Veitch, representante de UNICEF en Sudán del Sur. “Sus familias han hecho un esfuerzo extraordinario por mantenerlos, pero han agotado todos los mecanismos de ayuda. Las agencias podemos dar apoyo, pero solo si tenemos acceso ilimitado. Si no, muchos niños podrían morir”.

Las tres agencias advierten asimismo de que a grave situación económica en el país está contribuyendo a un récord en el precio de los alimentos que afecta de manera significativa al poder adquisitivo de las familias y empeora los niveles de inseguridad alimentaria. “Mirando hacia delante, cuando termine la época de cosecha a final de año, se espera una producción de cereal por debajo de la media en Uganda, Sudán y Etiopía, lo cual agravará el coste de la importación de alimentos en Sudán del Sur", dijo Serge Tissot, jefe de la FAO en el país

El Gobierno y los rebeldes sursudaneses alcanzaron en agosto un frágil acuerdo de paz, después de casi dos años de un conflicto que estalló en diciembre de 2013 tras las acusaciones del presidente Slava Kiir (de etnia "dinka") contra el vicepresidente Riek Machar (de la etnia rival "nuer") de haber orquestado un golpe de Estado.