Publicado: 02.12.2015 08:44 |Actualizado: 02.12.2015 08:46

La ONU cifra en casi 500 los civiles muertos durante noviembre en Irak

Según el balance de la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Irak, entre las víctimas mortales figuran además 399 miembros de las fuerzas de seguridad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El balance de la ONU no incluye el número de bajas sufridas por Estado Islámico./ EP

El balance de la ONU no incluye el número de bajas sufridas por Estado Islámico./ EP

La Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Irak (UNAMI) ha cifrado este martes en 489 los civiles muertos a causa de los atentados y enfrentamientos registrados durante el mes de noviembre en el país árabe. Según su balance, entre las víctimas mortales figuran además 399 miembros de las fuerzas de seguridad, mientras que otros 869 civiles y 368 miembros de las fuerzas de seguridad fueron heridos.

El balance facilitado por la UNAMI no recoge cifras de víctimas en la provincia de Anbar (oeste), la más grande del país, y no incluye el número de bajas sufridas durante el mes por el grupo yihadista Estado Islámico, presente en varias zonas del país.



Bagdad ha sido la provincia más afectada, con 1.100 víctimas civiles —325 muertos y 785 heridos—, mientras que en Nínive se han registrado 109 muertos y 41 heridos. Por detrás se sitúan Kirkuk, con catorce muertos y 23 heridos; Saladino, con 21 muertos y ocho heridos; y Diyala, con 16 muertos y once heridos.

"El pueblo iraquí sigue sufriendo este círculo vicioso de violencia, que ha afectado a todas los aspectos de la vida del país", ha dicho el representante especial de la ONU para Irak, Jan Kubis. "La ONU deplora la continuada pérdida de vidas a consecuencia de los actos de terrorismo y el conflicto armado", ha agregado.

Por otra parte, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha anunciado que ha conseguido repartir ayuda alimentaria este mismo martes a cerca de 70.000 personas que se encuentran cercadas en las ciudades de Hadiza y Al Baghdadi, en la provincia de Anbar.

Más de tres millones de iraquíes han resultado desplazados por el conflicto desde mediados de junio de 2014, cuando el Estado Islámico lanzó una ofensiva a gran escala en el norte y el oeste del país. De ellos, 1,1 millones han recibido ayuda del PMA.