Público
Público

La ONU cree que la matanza de hutus en Congo pudo ser genocidio

Un informe inédito desvela que el ejército ruandés y rebeldes congoleses podrían haber matado por venganza a miles de hutus

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Naciones Unidas señala que las matanzas perpetradas por el ejército ruandés, ayudado por rebeldes congoleses en la República Democrática del Congo, podrían ser calificadas de genocidio, en el borrador de un informe al que ha tenido acceso la cadena pública británica BBC.

Está previsto que en los próximos días, la Organización de Naciones Unidas publique un informe inédito en el que se acusa al Ejército ruandés y a rebeldes congoleses de haber asesinado por venganza a miles de hutus que se habían refugiado en la vecina República Democrática del Congo tras el genocidio contra los tutsis en su país.

Dicho documento, al que tuvo acceso la mencionada cadena, aporta detalles de la investigación sobre el conflicto que se desencadenó en R.D. del Congo entre 1993 hasta 2003. El ministro de justicia ruandés, no obstante, ha rechazado dichas acusaciones a las que ha tildado de 'basura', recuerda la BBC.

En el mencionado informe también se acusa a otros países africanos de haber participado en las matanzas en la R.D. de Congo, entonces llamado Zaire. 'El uso extendido de armamento y las masacres sistemáticas de supervivientes después de haber tomado los campamentos (de hutus), muestran que numerosas muertes no pueden ser atribuidas a los azares de la guerra ni pueden ser vistas como daños colaterales', señala dicho borrador.

El documento de la ONU añade, según recoge la BBC, que dichos asesinatos podrían ser considerados genocidio 'si así lo demuestra un tribunal competente'. Aunque el conflicto en esa zona ha terminado oficialmente, la situación política en el este de la República del Congo, zona cercana a la frontera ruandesa, continúa siendo volátil, sobre todo por los conflictos desatados para hacerse con el control de las minas de minerales y diamantes de los que es rico el país africano.

Precisamente, la ONU ha pedido que se esclarezcan las circunstancias que rodearon la violación de al menos 154 mujeres y niñas en una ataque perpetrado a principios de agosto presuntamente por guerrilleros congoleños mai-mai y las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) en la provincia de Kivu Norte, cercana a una base de la misión de estabilización de la ONU em RDC (MONUSCO).

Que el ataque se llevara a cabo tan cerca de una base de la ONU ha hecho crecer los interrogantes sobre la actuación de los cascos azules en la zona.

La embajadora de EEUU ante la ONU, Susan Rice, resaltó la necesidad de conocer más detalles sobre lo sucedido, particularmente a la luz de la información aparecida en el diario The New York Times de que la MONUSCO sabía de la presencia de un gran número de rebeldes en la zona y advirtió a los cooperantes humanitarios de que no se acercaran por allí.

El representante especial de la ONU para la RDC, Roger Meece, reconoció el miércoles que el 30 de julio recibieron noticias de la presencia de guerrilleros en la zona, pero en ningún momento tuvieron indicación alguna de que estaban preparando un ataque contra la población civil.