Publicado: 16.05.2014 14:42 |Actualizado: 16.05.2014 14:42

La ONU denuncia el "alarmante deterioro" de los Derechos Humanos en el este de Ucrania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La misión de 34 observadores enviada por Naciones Unidas a Ucrania ha alertado de un "alarmante deterioro de la situación de los Derechos Humanos" en el este del país y ha asegurado que están registrándose "graves problemas" en Crimea, "especialmente en relación a los tártaros", según ha informado la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay.  Ha pedido a "aquellos que tienen influencia sobre los grupos armados responsables de gran parte de la violencia registrada en el este de Ucrania", en clara referencia a Rusia, que "hagan todo lo posible por imponerse a estos hombres que parecen destinados a despedazar el país".

El segundo informe elaborado por este equipo de observadores, de 36 páginas de extensión, se centra en el análisis de la situación en cinco ciudades ucranianas en el periodo que abarca del 2 de abril al 6 de mayo. El documento realiza una serie de observaciones y recomendaciones relacionadas con el programa de reformas legales que está afrontando Ucrania y manifiesta su preocupación por la ley de "restauración de la credibilidad del sistema judicial", que entró en vigor el 10 de mayo pasado.

La misión de Naciones Unidas ha indicado que en Ucrania siguen registrándose muchas manifestaciones y protestas pacíficas aunque también está habiendo una "creciente tendencia" de coincidencia de marchas de grupos opuestos en zonas urbanas "críticas", lo que deriva "a menudo" en confrontaciones violentas.

El equipo de observadores ha afirmado que se han registrado "repetidos actos de violencia contra manifestantes pacíficos, principalmente contra los que apoyan la unidad de Ucrania y van contra "la ilegalidad" existente en las ciudades y municipios del este del país. "En la mayoría de los casos, la Policía Local no hizo nada para prevenir la violencia, mientras que en algunos casos cooperó con los atacantes", ha afirmado Naciones Unidas.

El informe de Naciones Unidas detalla "numerosos ejemplos de asesinatos selectivos, palizas, secuestros, intimidación y algunos casos de acoso sexual", "en su mayoría" llevados a cabo en el este de Ucrania por "grupos antigubernamentales bien organizados y bien armados".

Además, denuncia que sigue habiendo muchas personas desaparecidas, incluidas las 83 de las que no se tiene noticia desde que participaron en las protestas de la Plaza de la Independencia de Kiev (Maidán). En el este de Ucrania, ha habido un preocupante aumento de los secuestros y las detenciones ilegales de periodistas, activistas, políticos locales, representantes de organizaciones internacionales y militares", sostienen los observadores de Naciones Unidas.

Aunque algunos de los secuestrados han sido puestos en libertad, los cuerpos de otros han sido "abandonados en ríos o en otras zonas y algunos continúan desaparecidos". "El problema ha sido especialmente grave en Slaviansk y alrededores, en la región de Donetsk, con una importante implicación del grupo autodenominado Unidad de Autodefensa de Slaviansk.

El informe de Naciones Unidas también denuncia que el Servicio de Seguridad Estatal (SBU) y las Fuerzas Armadas ucranianas han sido acusadas de asesinatos y de desapariciones forzosas. "Las fuerzas de seguridad tienen que estar en línea con los estándares internacionales y garantizar la protección de todos los individuos en todo momento", ha subrayado la misión de Naciones Unidas en un comunicado. "Las fuerzas del orden deben de garantizar que se registran todas las detenciones y que se permite una revisión legal de los arrestos", ha añadido.

El informe de los observadores de la organización multilateral alerta de un deterioro de la situación para los periodistas que trabajan en el este de Ucrania. "Los periodistas, los blogueros y el resto de personal que trabaja en los medios de la región o los visitantes están afrontando cada vez más amenazadas e intimidaciones, incluidos el secuestro y la detención ilegal por parte de grupos armados", asegura el informe, que denuncia que hay listas de periodistas buscados por los grupos armados en sus puestos de control, con fotos y datos personales.

La Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha asegurado que tiene constancia de "al menos 23 periodistas y fotógrafos" nacionales y extranjeros que "han sido secuestrados y detenidos ilegalmente en Slaviansk. "La lucha por el control de los medios que pueden transmitir desde allí continúa en el interior de Ucrania, especialmente en el este", han asegurado los observadores de Naciones Unidas, que denuncian como ejemplos casos de acoso, intimidación y de trabas a la difusión de información en el este de Ucrania y "especialmente en Crimea", donde varias cadenas de radio y de televisión han tenido que cesar sus emisiones.

Los enviados de Naciones Unidas han afirmado que existen "numerosas dificultades" provocadas por la imposición de la legislación rusa en Crimea, que entra en contradicción con algunas normas ucranianas. Y denuncian una serie de problemas "emergentes" en Crimea, especialmente en relación a los tártaros y otras minorías. Esta comunidad, que sufrió una deportación en masa a Asia Central en 1944, regresó a Crimea a partir de los años 90.

Los observadores de Naciones Unidas han definido como un "hecho alarmante" que todos los ciudadanos ucranianos y los apátridas que residen en Crimea o Sebastopol vayan a pasar a ser considerados ciudadanos rusos y ha alertado que los que no han solicitado la ciudadanía rusa "están afrontando acoso e intimidación".

"Los tártaros crimeos están afrontando muchos otros problemas, incluidos los relacionados con la libertad de movimientos de sus líderes, a varios de los cuales se les ha denegado la entrada en Crimea y en otras zonas de Ucrania, casos de acoso físico, restricciones a los medios tártaros y la amenaza del fiscal de Crimea que asegura que el trabajo del Parlamento del Pueblo Tártaro Crimeo puede ser declarado ilegal", relata el informe de los enviados de la organización multinacional, que asegura que 7.200 tártaros de Crimea han tenido que abandonar la península para convertirse en desplazados en "otras áreas de Ucrania".

Los enviados de Naciones Unidas han denunciado que la Oficina del Defensor del Pueblo en Crimea "ha sido obligada a cerrar" y ha expresado su preocupación por las organizaciones no gubernamentales que trabajan en la península, que ahora pasarán a depender de la legislación sobre agentes extranjeros de Rusia.

Pillay ha emplazado a todos los líderes políticos ucranianos a "evitar cualquier acción que inflame más la situación" y ha dejado claro que toda la población debe poder ejercer su derecho al voto "sobre su futuro" en las elecciones presidenciales del próximo 25 de mayo.

"El informe describe cómo los candidatos presidenciales son acosados y, en ocasiones, atacados", ha indicado. "Es importante tener unas elecciones justas, libres y transparentes, en línea con los estándares internacionales, para reducir la tensión y restablecer la ley el orden, lo que es esencial para el desarrollo pacífico del país", ha afirmado la Alta Comisionada de Naciones Unidas "Continuar la retórica del odio y la propaganda, acompañada de asesinatos y otros actos de violencia está alimentando la escalada de la crisis en Ucrania", ha concluido.