Público
Público

La ONU denuncia que crece la desigualdad en el mundo

El informe sobre desarrollo humano subraya el abismo social de Latinoamérica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al igual que el resto del mundo, Latinoamérica 'es ahora más sana, más acaudalada y más educada' que en 1970 pero también más desigual, según el último informe sobre desarrollo humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

'La desigualdad está creciendo en todo el mundo desde hace años pero Latinoamérica es la región con mayores desigualdades del planeta', explicó a Público Bill Orme, uno de los autores del informe de la ONU.

Cuando se refiere a desigualdad, el PNUD no sólo habla de la diferencia de ingresos entre pobres y ricos, también hace alusión a la disparidad en el acceso a la educación y a la esperanza de vida de los diferentes segmentos de población. De acuerdo con el informe, si no fuera por esas desigualdades, Latinoamérica habría mejorado su nivel de desarrollo un 25%.

Existen tres excepciones: Brasil, Chile y Costa Rica, donde se ha observado una reducción de la brecha entre ricos y pobres. En el otro extremo, están Haití, Panamá, Argentina, Bolivia, Guatemala y Perú.

Para corregir la tendencia, los autores del informe piden que los gobiernos latinoamericanos aprueben políticas de redistribución de la riqueza y de asistencia social a los más pobres, con subsidios a las rentas más bajas.

En un año marcado por la crisis en Occidente, el PNUD ha querido mirar el lado optimista del mundo y ha destacado que el índice que usa para medir el desarrollo ha aumentado un 41% en las últimas cuatro décadas y un 18% en los últimos 20 años. Un gran salto, pese a la desigualdad, pues ha supuesto un aumento de la renta per cápita general, de la educación, de la salud y de la esperanza de vida.

Sin embargo, la ONU advierte de que todos esos logros están amenazados por un peligro: el cambio climático. 'La mayor amenaza para mantener el progreso del desarrollo humano viene del evidente crecimiento de los patrones de producción y de consumo. Los actuales modelos de producción descansan sobre los combustibles fósiles. Sabemos que esto es insostenible', advierten los autores del informe.