Público
Público

La ONU denuncia el trato "inhumano" de Corea del Norte a los presos extranjeros

Un investigador de Naciones Unidas ha expresado su preocupación sobre la situación de los detenidos extranjeros en el país, afirmando que se les niega el acceso a un juicio justo y se los retiene en condiciones miserables

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Oficiales de Corea del Norte trasladan a Otto Warmbier a su juicio en enero de 2016. REUTERS

 Corea del Norte está negando a los presos extranjeros el derecho a un juicio justo y los está reteniendo en condiciones inhumanas, según ha denunciado un investigador de Naciones Unidas este viernes.

Tomas Ojea Quintana, el relator especial de la ONU sobre los derechos humanos en Corea del Norte, también ha dicho que las amenazas militares que están intercambiando Washington y Pyongyang están desviando la atención de las necesidades de los ciudadanos norcoreanos.

Quintana ha celebrado la liberación del sacerdote canadiense Hyeon Soo Lim por razones humanitarias, tras permanecer dos años sentenciado a cadena perpetua en régimen de trabajos forzosos, acusado de conspirar para derrocar el régimen. La familia de Lim ha dicho el sábado que no está en condiciones críticas. 

Pero al menos nueve extranjeros más (tres americanos y seis ciudadanos de corea del Sur) continúan bajo custodia en Corea del Norte, según ha explicado el experto de la ONU.

Otto Warmbier, un estudiante estadounidense retenido durante 17 meses tras ser condenado a 15 años de trabajos forzosos por intentar robar un objeto de propaganda de su hotel, fue liberado en coma en junio y murió días después.

"Estoy preocupado por las denuncias de que los prisioneros no están recibiendo procesos legales justos y están siendo retenidos en condiciones inhumanas", ha dicho Ojea Quinatna en un comunicado publicado en Ginebra. 

Las autoridades norcoreanas están obligadas a proporcionar a los detenidos extranjeros acceso a apoyo consular y un intérprete, "pero estos derechos no puedes darse por sentado, conforme a la información que estoy recibiendo", ha afirmado.

El Comité Internacional de la Cruz Roja, que visita a los detenidos en todo el mundo, no tiene acceso a los campos de prisioneros políticos de Corea del Norte, que se estima que contienen alrededor de 100.000 personas.

El presidente estadounidense Donald Trump lanzó una nueva amenaza contra Corea del Norte el viernes, diciendo que las armas americanas están "aseguradas y cargadas", mientras Pyongyang lo acusaba de dirigir a la Península coreana al borde de la guerra nuclear.

"Estas amenazas desvían la atención de los ciudadanos norcoreanos, cuya subsistencia y protección necesita ser tratada como una prioridad absoluta", dijo Ojea Quintana, un abogado argentino que asumió el cargo independiente en la ONU el año pasado.

Un informe de la ONU de 2014 catalogó violaciones masivas de derechos humanos en Corea del Norte (incluyendo vastos campos de prisión, hambrunas y ejecuciones) y afirmaba que deberían ser llevadas ante la Corte Penal Internacional. 

El informe histórico, duramente rechazado por Pyongyang, decía que el líder norcoreano podría ser personalmente responsable de crímenes contra la humanidad.