Público
Público

La ONU enviará otros 3.000 soldados al Congo

La guerra entre el gobierno y los rebeldes ha llevado a la población civil a desplazarse a campos de refugiados en condiciones humanitarias pésimas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Consejo de Seguridad de la ONU ha adoptado hoy una resolución que autoriza aumentar de forma temporal en más de 3.000 los 'cascos azules' actualmente desplegados en la misión del organismo internacional en la República Democrática del Congo (RDC).

La resolución presentada por Francia recibió el respaldo unánime de los 15 miembros del máximo órgano de las Naciones Unidas, que en el texto también expresaron su preocupación por el deterioro del conflicto en el este de la RDC. El documento autoriza el envío de 2.785 militares y más de 300 policías, que se sumarían a los actuales 17.000 efectivos internacionales que forman parte de la MONUC (Misión de Paz de la ONU en la RDC).

El mandato de este despliegue de personal adicional dura hasta el 31 de diciembre de 2008, aunque el Consejo se comprometió a revisar de nuevo la situación antes de esa fecha para contemplar si se debe alargar su presencia.

El embajador francés ante la ONU, Jean Maurice Ripert, señaló que la resolución, que era co-patrocinada por el Reino Unido, trata de asistir al proceso de mediación entre las partes iniciado por el enviado especial de la ONU, el ex presidente de Nigeria Olusegun Obasanjo. 'Queremos respaldar este proceso político con el envío de refuerzos a la MONUC', apuntó el diplomático a la salida de la reunión.

Ripert recordó que la situación humanitaria en la provincia de Kivu Norte, escenario del conflicto, sigue siendo mala y señaló que se están contemplando alternativas para asegurar el acceso humanitario a la población civil víctima de la violencia. En ese sentido, la resolución condena 'el resurgimiento de la violencia en la región oriental de la República Democrática del Congo y pide a las partes el inmediato alto el fuego'.

Además, expresa su 'extremada preocupación' por el deterioro que está experimentando la situación humanitaria y 'en particular, por los ataques contra la población civil, la violencia sexual, el reclutamiento de niños soldados y las ejecuciones sumarias' que se están produciendo.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, había pedido en varias ocasiones la autorización para enviar refuerzos a los 'cascos azules' que tratan desde el pasado agosto contener la intensificación de los combates entre las fuerzas gubernamentales y el grupo rebelde tutsi liderado por el general renegado Laurent Nkunda.

Hasta ahora la MONUC es la misión internacional que más 'cascos azules' tiene desplegados, pero los expertos consideran que incluso con un aumento de más de 3.000 militares y policías en el país africano será difícil el control de la situación en un territorio enorme. Además, los responsables de la misión advierten que el proceso de encontrar países que quieran ceder las nuevas unidades, entrenarlas y desplegarlas en el terreno puede demorarse meses.