Publicado: 20.01.2014 16:15 |Actualizado: 20.01.2014 16:15

La ONU invita a Irán a la cumbre de paz sobre Siria y la oposición a Al Asad amenaza con no acudir

EEUU espera que Naciones Unidas retire su invitación a Teherán, que asegura que irá a la cita siempre que no se impongan "condiciones previas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La celebración de Ginebra II, la conferencia internacional de paz sobre Siria, y los agentes que la compondrán sigue en el aire a dos días de su inauguración. La ONU invitó este lunes por la mañana a Irán y apenas unas horas después la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza opositora al régimen de Bachar al Asad, ha amenazado con no acudir a la cita mientras la invitación de Naciones Unidas a Teherán no esté regida bajo una serie de requisitos.

El propio secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha reconocido que "discusiones intensas y urgentes" sobre la conferencia, que está previsto que arranque este miércoles en a ciduad suiza de Montreux. La CNFROS ha confirmado que de momento ha decidido suspender su participación en la reunión y ha anunciado que tomará una decisión definitiva según lo que anuncie Ban finalmente sobre la invitación a Irán.

La coalición opositora considera que Teherán debe cumplir con tres condiciones. Entre los requisitos exigidos, figura "la retirada de todas las tropas y milicias (iraníes) de Siria". Además, la CNFROS exige que Irán se comprometa con todos los puntos del comunicado de la primera conferencia sobre Siria celebrada en Ginebra en 2012, que abogaba por la formación de un Gobierno interino en el territorio sirio y la renuncia al poder de Al Asad. Por último, insta a Teherán a tener "un compromiso positivo" con Ginebra 2. Miembros de la coalición han declarado en privado a Reuters que nadie espera que Irán, principal aliado del régimen sirio, cumpla con ninguna de estas condiciones.

EEUU y sus aliados, como Reino Unido o Arabia Saudí, que ha rechazado frontalmente la participación de Irán, han recordado sus exigencias de que todos los participantes en la cumbre debían haber aceptado previamente los principios de la primera conferencia de Ginebra. Un alto cargo del Departamento de Estado de la Administración de Barack Obama ha dejado claro que Irán no cumple con dichos requisitos y, por lo tanto, confía en que la ONU retire su invitación.

Por su parte, el Gobierno iráni ha considerado "inaceptable" que se le exijan condiciones previas y ha dejado claro que no aceptará el plan de transición política acordado en Ginebra I. "Irán asistirá a las conversaciones sin ninguna condición previa en base a la invitación formulada por el secretario general de la ONU", ha afirmado el viceministro de Exteriores iraní, Hosein Amirabdollahian.

Junto a Irán, la ONU invitó al encuentro, que se inicia el día 22 en Montreux en forma de plenario para posteriormente trasladarse el viernes 24 a Ginebra ya con reuniones bilaterales entre el régimen y la oposición siria, a otros nueve Estados: México, Australia, Baréin, Bélgica, Grecia, Corea del Sur, Holanda, Luxemburgo y el Vaticano. Ban Ki Moon anunció que invitó a Teherán después de varias conversaciones en los últimos días con el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, en las que, a juicio del secretario general de Naciones Unidas, "entendió que la base de las conversaciones es la implementación del Comunicado de Ginebra de 2012".

"Zarif y yo hemos acordado que el objetivo de las negociaciones es establecer un organismo gubernamental de transición con poderes ejecutivos acordado por el Gobierno sirio y la oposición", djio Ban. "Sobre esta base es sobre la que Zarif ha apuntado que Irán jugará un papel positivo y constructivo en Montreux", recalcó. "Por tanto, como convocante de la conferencia, he decidido invitar a Irán a participar. Irán ha de participar al ser uno de los países vecinos importantes", agregó.

En tanto, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, manifestó su satisfacción por la invitación a Irán ya que su ausencia en el lanzamiento de un proceso de paz para Siria sería una "profanación". Lavrov indicó que las amenazas de la CNFROS significa que esa agrupación no está interesada en un arreglo pacífico del conflicto. "Debemos entender la correlación real de fuerzas, y si alguien pone en duda la necesidad de invitar a Ginebra 2 a todos los actores influyentes, ese alguien no está interesado en un arreglo justo, mediante negociaciones, de la crisis siria", subrayó.