Público
Público

La ONU pide más seguridad para los niños en las escuelas de Pakistán

Naciones Unidas insta al Gobierno del país a reforzar la protección de menores para evitar atentados como el que los talibanes cometieron contra Milala Yusufzai

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El aumento de la seguridad de los niños, especialmente de las niñas, en las escuelas de Pakistán fue reivindicado hoy por un grupo de expertos de la ONU tras el reciente ataque contra la activista de 15 años Malala Yusufzai por parte de un grupo radical paquistaní. La adolescente fue herida junto a dos compañeras de su escuela al ser tiroteadas en su región natal, el norteño valle paquistaní de Swat, por el grupo integrista Tehrik-i-Taliban de Pakistan.

Los expertos de la ONU pidieron al Gobierno de Pakistán reforzar la protección de los jóvenes en los colegios después de que este grupo radical amenazara con atacar nuevamente, inclusive a mujeres y niños.

'El Gobierno tiene que hacer todos los esfuerzos posibles para proteger a Yusufzai y a otras personas que trabajan en favor del respeto de los derechos de las mujeres y niñas', manifestó la relatora especial de la ONU para los Defensores de los Derechos Humanos, Margaret Sekaggya.

'Creemos que es muy importante que Pakistán tome medidas para asegurar que los ciudadanos puedan expresar sus opiniones sin miedo a ser intimidados', añadió por su parte el relator de la ONU para la Libertad de Expresión, Frank La Rue.

Los radicales que atentaron contra Malala amenazan con nuevos ataques Yusufzai recibió el año pasado el Premio Nacional de la Paz por su defensa de los derechos humanos frente a los ataques de los integristas talibanes que dominaron el valle del Swat hasta una ofensiva del Ejército en 2009.

Malala y su familia desafiaron la prohibición impuesta por los insurgentes para impedir que las niñas acudieran a la escuela y ella decidió además buscar una forma de contar lo que estaba viviendo. La niña arriesgó su vida al poner en marcha un blog -bajo el seudónimo de Gul Makai- para desvelar las atrocidades cometidas por los insurgentes, lo cual le valió amenazas de muerte.