Público
Público

La oposición cerca a Berlusoni con una moción de censura

El partido de Fini tiene la clave para sentenciar el Gobierno de Il Cavaliere' 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Parece cada vez más cerca la caída del Gobierno de Silvio Berlusconi. Quizá sea cuestión de días. Incluso si, como se ha demostrado en multitud de ocasiones, el primer ministro italiano tiene una capacidad de otro mundo para empezar de cero. Pero ya no debería haber vuelta atrás. Ayer, el Partido Democrático (PD) y la Italia de los Valores (IdV) presentaron en el Parlamento una moción de censura a Berlusconi que, unida al ultimátum de Gianfranco Fini el pasado domingo pidiendo su dimisión, se antojan como dos escollos insalvables. Las últimas bromas homófobas y las fiestas de Il Cavaliere han terminado por movilizar a una clase política en letargo permanente.

El detonador de esta reacción en cadena ha sido el propio Fini al condicionar su apoyo a la coalición de Gobierno siempre y cuando Berlusconi no esté. Luego, PierluigiBersani y Antonio di Pietro, líderes de PD e IdV, no han hecho más que aprovechar la coyuntura para dejar caer su bomba. Ambos llevaban meses reclamando la creación de un gobierno técnico que marque el rumbo para las elecciones anticipadas. Sobre todo desde que Fini fuera expulsado del partido de Berlusconi en agosto y formara Futuro y Libertad (Fli) arrastrando a 35 diputados, lo que dejó en minoría técnica al Gobierno.

A Bersani y Di Pietro les han bastado cinco díasA Bersani y Di Pietro les han bastado cinco días para recoger las firmas necesarias y presentar la moción. Pero su juego no sólo compromete a Berlusconi. También pone en un aprieto a Fini, que tendrá que ser coherente y votar a favor de la caída del Ejecutivo, porque si decide dar una última oportunidad aIl Cavaliere, perdería toda la credibilidad.

Fini ha seguido dando muestras de que va en serio. El jueves se reunió con el líder de la separatista Liga Norte, Umberto Bossi. Curiosamente Berlusconi eligió al personaje más polémico de su Gobierno para tratar de reconducir la situación. Ayer el portavoz del partido, Italo Bocchino, confirmó que el Fli retirará el lunes a los tres finianos que aún tienen algún cargo en el Ejecutivo. Con todas las cartas boca arriba, queda marcar el tempo. Además de la moción, el PD pidió ayer por carta al presidente del Parlamento, es decir, Fini, que acelere al máximo el proceso.

El partido de Berlusconi, el Pueblo de la Libertad, reaccionó al presentar una moción de confianza al Gobierno en el Senado donde tiene mayoría.

Berlusconi, mientras, calla. Las únicas palabras que se han puesto en su boca han salido de sus confidentes. 'No pienso dimitir. Si Fini me quiere echar que lo pida en el Parlamento'. Y así será. Justo cuando lo decida Fini.