Público
Público

La oposición egipcia boicotea la segunda vuelta electoral

Los Hermanos Musulmanes pasan de 88 a cero diputados en la primera ronda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Sociedad de los Hermanos Musulmanes ha anunciado que no concurrirá a la segunda vuelta de las elecciones parlamentarias egipcias, prevista para el próximo domingo, al considerar que el número de irregularidades que se han registrado en primera vuelta es escandaloso y sobrepasa lo aceptable.

De esta manera los islamistas abandonan la vía democrática una legislatura después de que en 2005 se les permitiera presentar candidatos en calidad de independientes y no como miembros de los Hermanos Musulmanes.

En la pasada legislatura hubo 88 diputados islamistas independientes, es decir una quinta parte de la asamblea, pese a que entonces también se denunciaron numerosas irregularidades.

Sin embargo, en la primera vuelta de las elecciones en curso, que se celebró el domingo, los candidatos independientes de los Hermanos Musulmanes, para su sorpresa, no lograron ninguno de los 508 escaños en juego, mientras que el Partido Nacional Democrático (PND) del presidenteHosni Mubarak consiguió 209. El conjunto de la oposición sólo ha obtenido 12 diputados en la primera vuelta.

Los escaños que todavía no se han asignado se adjudicarán en la segunda vuelta

Los escaños que todavía no se han asignado se adjudicarán en la segunda vuelta, pero lo más probable es que prácticamente todos ellos vayan a parar al PND ya que no sólo no concurrirán en la segunda vuelta los Hermanos Musulmanes sino que tampoco acudirá el histórico partido Wafd, que también ha decidido boicotear los comicios a causa de las irregularidades.

En la primera vuelta el Wafd ha logrado dos parlamentarios que jurarán sus cargos con todos los demás aunque lo harán en calidad de independientes. En la pasada legislatura el Wafd contaba con 12 diputados.

El conjunto de la oposición ha denunciado la existencia de un gran número de irregularidades durante la primera vuelta, incluida la compra de votos y la introducción deliberada de papeletas en las urnas, que habrían inflado artificialmente la participación. Según los datos oficiales, el índice de participación alcanzó el 35% del censo, una cifra que la oposición considera 'exagerada'.

La violencia ha estado presente durante toda la campaña. No sólo se han enfrentado simpatizantes del Gobierno y de la oposición en las calles, principalmente delante de los colegios, sino que la policía ha detenido a unos 1.400 islamistas. Además, al menos seis egipcios, la mayoría de ellos islamistas, han fallecido violentamente, aunque esta cifra es inferior a los 12 que murieron en las elecciones de 2005.

En la próxima legislatura habrá una asamblea que en la práctica será monopartidista. Ahora, la atención se centra en las presidenciales del año que viene, aunque todavía no se sabe si se presentará Mubarak, de 82 años, y en el poder desde 1981.