Público
Público

La oposición laica mantiene el pulso a Mursi

Los islamistas responden en la calle y convocan manifestaciones de estudiantes para respaldar al presidente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No están dispuestos a dejar las calles. Los miles de ciudadanos que durante las últimas semanas se han manifestado contra el presidente egipcio Mohamed Mursi y su convocatoria de un referendo constitucional han vuelto a convocar nuevas marchas y protestas para este martes. Pese a que el líder islamista ya anunció la anulación de las cláusulas que blindaban su poder, este domingo se repitieron las manifestaciones antigubernamentales a lo largo del país.

Para responder también desde la calle, los estudiantes islamistas leales a Mursi han convocado para este lunes varias marchas en las universidades para expresarle su respaldo. Los Hermanos Musulmanes informan en su página web de que los alumnos universitarios saldrán en varias marchas desde las facultades.

Mientras tanto, decenas de activistas laicos y revolucionarios siguen acampados en  plaza Tahrir de El Cairo para mostrar su rechazo al referéndum y la última acta constitucional anunciada por Mursi el pasado día 7, que anuló el blindaje de sus poderes ante la Justicia, aunque mantiene la fecha de la votación sobre la Carta Magna.

El mandatario ha decidido suspender su decisión del sábado pasado de aumentar los impuestos sobre algunos productos o servicios y ha pedido al Gobierno que lleve a cabo 'un diálogo público con la sociedad' sobre estas medidas, señaló la agencia de noticias estatal Mena, que cita un comunicado presidencial. La nota subrayó que el presidente 'siente el pulso de la calle egipcia y las cargas que el ciudadano soporta en esta etapa económica difícil' por lo que ha decidido dar marcha atrás en la subida de impuestos.

El presidente suspende su decisión de aumentar los impuestos  Sin embargo, no logró apagar las críticas de la oposición laica unida en el Frente de Salvación Nacional. El presidente del Sindicato egipcio de Abogados, Sameh Ashur, tras las manifestación del domingo, leyó un comunicado en el que llamaba a las nuevas marchas convocadas para el martes contra el referendo, fijado a pesar del 'ambiente tenso' reinante en el país, escenario de masivas marchas y disturbios en los últimos días.

Lo que podía interpretarse como una concesión del presidente, quien ayer participó en una reunión del diálogo nacional con otras cuarenta personalidades, continuó sin satisfacer las demandas de los opositores laicos, quienes boicotearon dicho encuentro. Poco parece servirles a los detractores de Mursi que, en caso de que los electores rechacen la Constitución el día 15, la nueva acta contemple la celebración de elecciones para escoger a los cien miembros de una nueva Asamblea Constituyente, dentro de un plazo de máximo tres meses.

Para el Frente de Salvación Nacional, la insistencia de la consulta sobre una Constitución no consensuada entre todos los sectores marca 'las bases de la tiranía presidencial'. Su portavoz, Husein Abdel Ghani, advirtió también de que 'si Mursi no anula estas decisiones, más sangre se va a derramar y vamos a llegar hasta el límite de pedir su caída'.

Mohamed Mursi ha emitido una ley por el que autoriza al Ejército a realizar detenciones de civiles hasta el próximo 15 de diciembre, fecha en la que está prevista la celebración del referéndum sobre el proyecto de constitución recientemente aprobado por la Asamblea Constituyente.

La Ley 107 de 2012, publicada este domingo en la Gaceta Oficial Egipcia, establece que los militares podrán realizar arrestos entre el día de la publicación de la norma y el 15 de diciembre con el fin de 'mantener el orden público'.

Tras el derrocamiento del presidente Hosni Mubarak, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, depositario de las competencias presidenciales, se planteó la posibilidad de autorizar las detenciones efectuadas por militares, pero entonces los principales partidos políticos, incluido el Partido Libertad y Justicia de los Hermanos Musulmanes de Mursi, manifestaron su rechazo.