Público
Público

La oposición siria pide a Occidente que imponga una zona de exclusión aérea

Un número elevado de desertores se enfrenta al Ejército en el centro del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miembros de la oposición siria citados por Al Yazira instaron a Occidente a decretar una zona de exclusión aérea que impida que los aviones y helicópteros de combate participen en la represión de las protestas. El llamamiento se produce mientras en Siria se acrecienta la violencia, tanto del Ejército como de los rebeldes, especialmente en la localidad de Rastan, en el centro del país.

Informaciones procedentes de esta ciudad señalan que decenas de carros de combate apoyados por helicópteros atacaron esta localidad situada a 20 kilómetros de Homs por segundo día consecutivo. La cruenta lucha de las tropas se produce contra un número indeterminado, pero elevado, de desertores que en las últimas horas han abandonado las filas del Ejército.

Testigos oculares citados por activistas sirios de la oposición con base en Occidente señalaron que durante la jornada perdieron la vida al menos 13 personas. Los bombardeos sobre Rastan se interrumpieron por la mañana debido a la lluvia.

Algunos testigos estiman que en los combates participan al menos un millar de desertores

Algunos testigos estiman que en los combates participan al menos un millar de desertores, una cifra muy elevada, tal vez excesiva, pero que, de ser cierta, indicaría que después de seis meses de rebelión el Ejército podría estar empezando a desmembrarse. Aún es pronto para saber si se trata de una buena o de una mala noticia para el país, puesto que podría augurar tiempos aún peores.

Lo que parece cierto es que los rebeldes cuentan con una gran cantidad de material militar que pueden usar contra el Ejército en la lucha por el control de Rastan. Y a los desertores se les han sumado civiles, según los testigos, lo que señala que el riesgo de una guerra civil está más presente que nunca.

Los combates más violentos tuvieron lugar en los barrios occidentales de Rastan, donde se concentró la mayoría de los desertores. Los disparos de los carros de combate del Ejército provocaron que en varios edificios se declararan incendios. Los militares establecieron controles en distintos lugares y cortaron los servicios de electricidad y teléfono. Oficiales de los rebeldes dijeron que los desertores destruyeron tres blindados del Ejército.

Las autoridades de Damasco no mencionan la existencia de desertores y aseguran que los militares están combatiendo a 'bandas armadas' y a 'terroristas' que cuentan con el apoyo de elementos extranjeros. Esta información no se puede verificar porque el Gobierno no permite que periodistas independientes visiten las zonas conflictivas. En otras ciudades del país, como Homs y Derá, también estallaron protestas. En Homs se dijo que los rebeldes destruyeron un carro de combate del Ejército.