Publicado: 21.01.2014 11:14 |Actualizado: 21.01.2014 11:14

La oposición siria se resquebraja ante el inicio de la conferencia de paz

El Consejo Nacional Sirio, precursor de la hasta ahora mayor alianza opositora, anuncia su salida de la coalición por su renuncia a participar en Ginebra 2

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Consejo Nacional Sirio (CNS), uno de los grupos más importantes y precursor de la hasta ahora principal alianza opositora, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), ha anunciado su retirada del grupo por su participación en Ginebra 2, la conferencia internacional de paz.

En la nota, el líder del CNS, George Sabra, esgrimió que su organización se retira de la CNFROS y de todos sus órganos e instituciones, por lo que a partir de este momento no tendrá ningún representante en ella y ni relaciones. Sabra recordó que el CNS decidió en octubre pasado no tomar parte en la conferencia de Ginebra 2 y criticó el hecho de que la CNFROS vaya a acudir "sean las circunstancias que sean".

La CNFROS decidió anoche asistir a la reunión que comenzará mañana en la ciudad suiza de Montreux, después de que la ONU retirara su invitación a Irán, principal aliado del régimen de Damasco. En un comentario en su página de Facebook, el miembro del Comité Ejecutivo de la CNFROS Ahmed Ramadán afirmó que el anuncio de Sabra se produce en un momento "que no sirve a la revolución siria".

Lamentó que la decisión del CNS sea unilateral, ya que no fuera discutida en el Comité Ejecutivo de la CNFROS ni con su presidente, Ahmed Yarba. Aparte del CNS, otros 44 miembros de la CNFROS, muchos de ellos integrantes de los Consejos Locales, con gran influencia en la alianza opositora, también se oponen a la participación en Ginebra 2.

Sobre la conferencia y la ausencia de Irán, Sergei Lavrov, ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, otro de los países aliados del régimen sirio de Bachar al Asad, ha asegurado que supone "un error" aunque no llega a ser una "catástrofe". "El interés de la causa demanda que Irán esté representado en la conferencia", subrayó el jefe de la diplomacia rusa en una rueda de prensa tras recordar que también el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, "ha reconocido que Teherán debe jugar un papel clave en la etapa inicial de la conferencia".

Lavrov recalcó que los objetivos de la CNFROS, que exigió que Irán no acudiera a la cita internacional e incluso lanzó un ultimátum a la ONU, para que Ginebra 2 concluya necesariamente con un cambio de régimen en Siria no coinciden con lo acordado en las negociaciones ruso-estadounidenses previos a la conferencia de paz.

"La CNFROS es una estructura formada en el exterior (de Siria), patrocinada por actores exteriores. Su objetivo desde el principio ha sido el cambio del régimen". Mientras, la postura ruso-estadounidense no se propone dicho objetivo y se centra en el inicio del diálogo entre las partes y el cumplimiento del comunicado final de la primera conferencia de paz de Ginebra (junio de 2012), que prevé la creación de un Gobierno de transición.

"Los que han exigido la retirada de invitación a Irán son los que exigen que la conferencia concluya con el cambio de régimen, algo que va en contra del comunicado final de Ginebra 1", insistió el titular ruso de Exteriores. En este sentido, Lavrov tachó de "engañosa" la argumentación de Ban para retirar la invitación a Irán, y lamentó que esta decisión "no haya añadido prestigio a Naciones Unidas".

Según el secretario general de la ONU, Teherán se desdijo de su aceptación del comunicado de Ginebra de 2012 que establece que la solución de la guerra civil siria pasa por la creación de un gobierno provisional. "Aquellos que interpretan con amaño el comunicado de Ginebra y exigen de hecho un cambio de régimen estarán en su mayoría en la conferencia, mientras que a Irán, que declara abiertamente que no quiere ese cambio, (...) le exigen que vaya a Ginebra para empezar a hablar de un cambio de régimen", apuntó Lavrov.