Público
Público

La oposición vence en Pakistán y pide a Musharraf que dimita

El presidente acepta el voto de castigo del electorado pero confía en seguir en el poder.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El debilitado régimen del presidente Pervez Musharraf ha perdido una batalla crucial. Con la derrota en las urnas del ex militar golpista en la mano, los partidos opositores pidieron su dimisión.

“Unámonos para liberar Pakistán y poner fin a la dictadura, unámonos para decirle adiós para siempre”, dijo en rueda de prensa Nawaz Sharif, líder de la Liga Musulmana de Pakistán- N (PML-N).

Según los resultados provisionales, esta formación política ha quedado en segundo lugar con 65 escaños mientras el el Partido Popular de Pakistán (PPP) de la asesinada Benazir Bhutto, con 86 asientos asegurados, ha resultado el vencedor. La Liga Musulmana de Pakistán-Q, (PML-Q), el partido de Musharraf, ha obtenido tan sólo 37 escaños.

“Musharraf dijo: ‘Cuando la gente quiera, yo me iré’. Hoy la gente ha dicho que quiere que se vaya”, dijo Sharif, quien fue depuesto por Musharraf tras el golpe de Estado de 1999.

Restaurar la Justicia

El ex primer ministro abogó por abolir todas las “acciones inconstitucionales” de Musharraf, entre ellas, la deposición y arresto de 65 jueces independientes tras el estado de excepción de noviembre, el encarcelamiento de centenares de abogados y activistas pro derechos humanos, las restricciones impuestas a los medios de comunicación y el nombramiento directo de los miembros de la Comisión Electoral.

Sharif cometió algunos de los delitos que ahora imputa a Musharraf durante sus dos mandatos en los años noventa. Está también acusado de corrupción masiva. Pero sus duras críticas al presidente –en contraste con las ambiguas declaraciones del PPP– y a EEUU, su mayor aliado internacional, le han beneficiado en los resultados electorales.

Pese a la victoria del PPP, su actual líder del partido, Asif Alí Zardari, aseguró que su formación habría obtenido una mayoría “abrumadora” si los comicios hubiesen sido limpios. Los observadores han reconocido la existencia de fraude electoral pero señalaron que los resultados eran legítimos.

La PML-N y el PPP no han sido nunca aliados políticos. Al contrario: los dos partidos han instigado la apertura de investigaciones por corrupción y abuso de poder contra el otro cuando han estado en el poder.

Sin embargo, el jueves Sharif y Zardari mantendrán un encuentro tras el que se espera que anuncien luna coalición. “Musharraf no necesita escuchar detrás de las paredes. Ya ha oído el mensaje. Si decide hacer las maletas, ahorrará a los políticos vencedores muchos dolores de cabeza. Si decide luchar, algo que como ex general podría intentar, provocará múltiples problemas'.

La PML-N y el PPP podrían unir sus fuerzas para forzar una moción de censura contra él”, explica el blogger y activista opositor Awab Alvi.

Por ahora, Musharraf no parece dispuesto a retirarse de la partida. El presidente aceptó el voto de castigo del electorado pero mantiene la esperanza de forjar alianzas políticas que le permitan continuar en el poder.

“Por el interés del país, estamos dispuestos a cooperar y a trabajar con quien quiera”, dijo el portavoz de la PML-Q, Tariq Azim Khan. Ningún partido de peso ha aceptado por ahora la oferta.