Publicado: 02.11.2016 14:21 |Actualizado: 02.11.2016 14:21

La oposición venezolana rebaja la tensión

La Asamblea Nacional pospone "unos días" el intento de un inicio de juicio político contra Maduro y la MUD suspende la marcha de este jueves ante el inicio del diálogo con el Gobierno. Sin embargo, dirigentes opositores avisan de que si "en pocos días no hay resultados" volverán a la agenda beligerante. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, charla con el diputado del Partido Socialista Unido de Venezuela, Héctor Rodríguez. - REUTERS

El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, charla con el diputado del Partido Socialista Unido de Venezuela, Héctor Rodríguez. - REUTERS

MADRID.- La oposición de Venezuela ha rebajado en las últimas horas la tensión que se vive en el país por su enfrentamiento con el Gobierno y ha decidido detener algunas de sus acciones contra el presidente Nicolás Maduro. La Asamblea Nacional, de mayoría opositora, ha pospuesto "unos días" el inicio de un intento de juicio político contra el mandatario. Asimismo, la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha suspendido la marcha convocada para este jueves hacia el Palacio de Miraflores, sede del Ejecutrivo.

El inicio de un diálogo político y la intervención del Vaticano han sido clave para este aparente cambio de talante. "Si el Vaticano exigió que se sienten en una misma mesa, hay que hacerlo, no podemos negar esa posibilidad", ha esgrimido al respecto el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup. Las dos decisiones de la oposición llegan después de los primeros pasos dados por el Gobierno en pos del diálogo cuando Maduro anunció el lunes la liberación de cinco opositores.



Sin embargo, no todo han sido buenas palabras ya que el mismo Ramos Allup ha precisado que si en "pocos días" el diálogo no reporta resultados, la oposición volverá a su agenda beligerante. "Si pasan unos pocos días, diez, doce días, y no tenemos resultados, pues tendremos que pararnos y cada cual seguirá activando sus propios mecanismos", ha incidido. 

La suspensión temporal de las actividades contra el Gobierno ha sido celebrada por Maduro, que ha felicitado a la oposición por haber tomado "decisiones sensatas" como resultado del diálogo que se formalizó el domingo en Caracas con el apoyo de acompañantes internacionales y de un representante de la Iglesia católica. Sin embargo, el mandatario ha señalado que el proceso parlamentario contra él por supuesta "ruptura del orden constitucional" era un acto "ilegal e inconstitucional", y ha considerado también que quien llame a marchar hasta el palacio de Miraflores "es un criminal".

El comentario del gobernante se produce poco después de que el partido Voluntad Popular, liderado por el opositor encarcelado Leopoldo López, manifestara su desacuerdo con la suspensión de las acciones contra Maduro y anunciara que dará de plazo hasta el día 12 para que el presidente vuelva "al carril de la Constitución". VP, que decidió no participar en el diálogo abierto, es uno de los partidos integrantes de la MUD.

De momento, Gobierno y oposición han acordado en su primera reunión la formación de cuatro mesas de trabajo: paz y Estado de Derecho, reparación a las víctimas, cronograma electoral y economía. Según lo establecido, cada una de las mesas estará coordinada por uno de los compañeros internacionales del diálogo. Así, el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero será el encargado de la mesa de Paz, Respeto al Estado de Derecho y a la Soberanía Nacional.

Entretanto, la mesa de dedicada a Verdad, Justicia, Derechos Humanos, Reparación de las Víctimas y Reconciliación estará a cargo del Vaticano; la mesa temática de lo Económico-Social estará coordinada por el exmandatario dominicano Leonel Fernández; y la cuarta, para la Generación de Confianza y Cronograma Electoral, por el expresidente panameño Martín Torrijos.

Asimismo, este acuerdo alcanzado incluye expresamente cuestiones polémicas como la revisión de la situación de las personas encarceladas y el análisis del funcionamiento y la autonomía de los poderes públicos. Además, recoge un compromiso para "mejorar las condiciones de abastecimiento de alimentos y medicinas" y explorar alternativas que conlleven la acción conjunta de los órganos del Estado para atender los temas económicos más urgentes". Igualmente, Gobierno y oposición se comprometen a "disminuir el tono de agresividad del lenguaje utilizado en el debate político".