Publicado: 01.11.2016 23:03 |Actualizado: 01.11.2016 23:03

La oposición y el chavismo venezolano suspenden sus marchas en Caracas a petición de la Iglesia

El Vaticano media entre ambas fuerzas y ha pedido que respeten los tiempos del proceso de diálogo

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Opposition supporters shout to Venezuelan National Guards during clashes in a rally to demand a referendum to remove President Nicolas Maduro in Caracas, Venezuela, May 18, 2016. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Imagen de archivo de una marcha organizada por la oposición contra el presidente Nicolás Maduro. REUTERS

CARACAS.- Las marchas que tanto la oposición venezolana al Gobierno de Nicolás Maduro, como el movimiento oficialista de apoyo al presidente habían convocado para este jueves en Caracas han sido suspendidas. La decisión llega a consecuencia de la petición de la Iglesia católica local y el Vaticano, informó el presidente del Parlamento, el opositor Henry Ramos Allup.

"La Conferencia Episcopal, el propio cardenal (Jorge) Urosa, y el Vaticano nos ha pedido (...) que los eventos y marchas programados para el próximo jueves de parte y parte, sean suspendidos y nosotros creemos que es sensato acatar a fin de evitar cualquier choque, cualquier confrontación", dijo Ramos Allup a periodistas en el Parlamento.

Esta decisión pretende, además, evitar "la contaminación de este proceso que hemos llamado inicio del diálogo", agregó. La oposición venezolana inició el domingo pasado un proceso de diálogo con el Gobierno de Maduro auspiciado por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el acompañamiento del Vaticano.



La presencia de la Iglesia católica ha sido determinante para que la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) aceptara ir a la mesa con el Gobierno, pese a que buena parte de sus partidarios se opone al diálogo.

Ramos Allup, opositor, aseguró que la alianza no teme el coste "político" de tomar esta decisión porque "las direcciones políticas tienen que asumir con coraje las decisiones, y todas las decisiones políticas tienen un coste".

En este momento "las personas percibirán como mucho más responsable hablar claramente y tomar decisiones claramente que andar elusivamente (eludir) inventando pretextos", indicó.