Público
Público

Los opositores acampan ante el Parlamento

La revuelta popular sigue tomando fuerzas tras la liberación de Wael Ghonim, el directivo de Google encarcelado 12 días

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La revuelta popular en Egipto volvió a tomar fuerzas ayer y los opositores están más que nunca convencidos de no dejar las calles hasta que caiga el régimen de Mubarak.

Según informan varios medios, además del campamento montado hace 16 días en la plaza Tahrir de El Cairo, los manifestantes han montado otro pequeño campamento en el Parlamento donde han colocado un cartel muy significativo: Cerrado hasta que caiga el régimen.

El Gobierno de Mubarak ha tratado de adormecer las protestas en los últimos días después de comenzar una serie de reuniones con los partidos políticos para poner en marcha el cambio democrático.

Después de las palabras anoche del vicepresidente Suleimán, esa medida es vista cada vez más como una cortina de humo para tomar tiempo. 

Suleimán advirtió ayer que la oposición noe stá preparada para el cambio de régimen y amenazó con el recurso a la fuerza si se produjera 'un golpe'.

Hoy, miles de cairotas han vuelto a la plaza Tahrir, símbolo de las protestas y Wael Ghonim, el directivo de Google que fue liberado anteayer tras 12 días de detención, ha seguido encabezando la rebelión a través de las redes sociales.

'No es el momento de negociar, es la hora de aceptar y reforzar las peticiones de la juventud egipcia', procamaba en su cuenta de Twitter.

La liberación de Ghonim, que protagonizó una entrevista muy emotiva en televisión, ha servido para que los manifestantes le hayan identificado como el líder que no tenían hasta ahora, informa Óscar Abou-Kasem desde El Cairo.

Además de las manifestaciones, las acciones de la oposición se enfocan en hacer la guerra al régimen paralizando el sistema económico. Según el diario The Guardian, las huelgas se están multiplicando hoy por todo el país.

Mientras tanto, el viernes hay convocada una nueva manifestación en El Cairo y Alejandría. Ayer, cerca de un millón de personas volvieron a reunirse en la plaza Tahrir pidiendo a Mubarak que se vaya de una vez.