Público
Público

Un órgano de arbitraje obliga a Qantas a cancelar su huelga

Sindicatos y trabajadores deberán llegar a un acuerdo en los próximos 21 días

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La aerolínea australiana Qantas debe volver volar y los sindicatos de pilotos, mecánicos y personal de tierra tienen que acabar con sus huelgas, falló este domingo el órgano de arbitraje laboral de Australia.

Las partes implicadas tendrán hasta 21 días para llegar a un acuerdo, un día después de que la compañía aérea anunciase que dejaba en tierra sus aviones de forma indefinida. Esta decisión ha afectado a unas 80.000 personas alrededor del mundo por 'la cancelación de hasta 447 vuelos', informó el telediario de la cadena ABC24.

Fair Work Australia, ha sido la agencia encargada de dirimir este conflicto laboral, y reunirse con los representantes de la compañía y de los tres sindicatos huelguistas: el de los pilotos internacionales, el de los mecánicos y el del personal de tierra.

La situación viene de lejos. El malestar de los trabajadores de la aerolínea se hizo patente con una serie de huelgas perpetradas desde el mes pasado, después de nueve meses con más de 200 reuniones. El paro convocado por pilotos, ingenieros, y el personal de tierra luchaba contra el plan de recorte propuesto por la aerolínea y para conseguir un incremento salarial.

Durante esta jornada el órgano de arbitraje se ha dedicado a escuchar a testigos y examinar informes técnicos y pruebas que una y otra parte han presentado. Los tres jueces terminaron de escuchar los testimonios pasadas las ocho de la noche, hora australiana, y ordenaron un receso para cenar y después reunirse a deliberar.

El director delegado de Qantas, Alan Joyce, anunció el sábado la decisión de la compañía de dejar en tierra de forma indefinida a su flota de aviones hasta que se solucionase el conflicto con los sindicatos. Joyce volvió a insistir este domingo en que no ha habido otra salida a las 'demandas imposibles' de los huelguistas, porque era una sangría constante que les ha costado el equivalente de 53 millones de euros hasta la fecha.

Joyce, que reemplazó a Geoff Dixon hace tres años en el cargo, cuenta con el respaldo del presidente de Qantas, Leigh Clifford, quien se forjó la reputación de duro en sus enfrentamientos con los sindicatos cuanto trabajaba para Rio Tinto.